Denuncia Ciudadana

NIÑOS DEL INSTITUTO DEL CARMEN AL CERESO

INÉDITO! Una vez más queda al descubierto que los valores de honestidad, respeto, etc, que promueve, el Colegio Marista Instituto del Carmen es sólo una farsa cuando en los hechos se conducen con marcada perversidad y capaces de cualquier cosa con tal de lograr propósitos personales en vez de fortalecer la educación y proteger a los educandos, así queda de manifiesto la manipulación a algunos padres de familia para que un grupo de niños se presenten a la Universidad del Crimen (Cereso), a declarar en favor del maestro de danza, José Antonio Velueta Pérez y la exdirectora Catalina Domínguez Méndez, en quienes pesa una demanda civil y penal por maltrato infantil.
Cuando se esperaba, que con la llegada del nuevo director, el hermano marista Carlos Perales López, se dieran en los hechos cambios reales en el Colegio, se observa que sigue siendo un títere más de la maquiavélica exdirectora Catalina Domínguez Méndez, quien con fraude y engaños, trata de chantajear a los padres de familia, con su versión llena de mentiras a favor del maestro de baile; es penoso ver al nuevo director quien aún con toda las evidencias expuestas, del maltrato infantil y daño emocional que el maestro de baile causó a una alumna, más los padres de familia que callan sus casos para “evitar problemas”, todavía se preste a continuar encubriendo a toda costa, a un maestro sin ninguna preparación para tratar con niños, convirtiéndose igual en cómplice del hecho.
La exdirectora Catalina Domínguez Méndez y el popular maestro de Danza, José Antonio Velueta Pérez, mejor conocido como “Cuco Cachirul”, quienes tienen en su contra la demanda civil 477/17-2018 y la demanda penal AC-3-2018-1704 por maltrato infantil de una menor del plantel, ahora han involucrado a sus propios alumnos, aunque ni hayan estudiado con la menor afectada, con tal de librarse de las consecuencias de sus abominables actos, protegiéndose tras de las paredes del ahora desacreditado Colegio Marista, Instituto del Carmen.
De acuerdo a investigación de este medio, obedece a que algunos padres de familia ya no recuerdan que en fechas anteriores, la exdirectora Catalina Domínguez Méndez, simulando estar preocupada por la calidad de la educación que se imparte dentro del plantel, en un ficticio acto de opinión les hizo firmar con engaños un documento en el que manifestaban estar complacidos con el desempeño del profesor de danza, José Antonio Velueta, alias “Cuco Cachirul”, sin imaginar que ahora ese documento fue utilizado como escudo para defensa del pseudo profesor de danza y la exdirectora, quienes con magistral manipulación consiguieron que el Ministerio Público en breve, considere emitir citatorios judiciales para que CADA UNO DE LOS NIÑOS, cuyos padres firmaron, se presente en el CERESO a declarar en su favor.
Sin duda alguna, de ocurrir esto, golpe mortal será entonces si los padres de familia permiten esta infame acción hacia sus hijos, pues no solo atentarán contra el bienestar mental de sus pequeños quienes ya suficiente tienen al obligarse a comprender los aberrantes sucesos tan comunes en nuestro diario vivir, sino que ahora tendrán que soportar las perversas definiciones que se murmuren a sus oídos durante su estancia en esta Universidad del Crimen (CERESO) y en donde recopiladas bajo un mismo techo se licuan historias tan siniestras como las maquinaciones que se tejen dentro de los cerebros de los pseudo maestros Catalina Domínguez Méndez y “Cuco Cachirul”, quienes ahora han demostrado una vez más no tener escrúpulos al pretender utilizar a los niños con tal de librarse de sus vilezas.
Cabe destacar que al parecer, a muchos padres de familia no les resulta anormal la contradictoria moral que oscila en el Colegio Marista Instituto del Carmen, cuyos dirigentes por un lado recitan un rígido código de valores hacia el alumnado y por el otro manifiestan un dilatado criterio permisivo a algunos de sus educadores.
Tanta desfachatez quizá sea debido a la facilidad con la que esta institución acostumbra a “sacudirse” los problemas; pues tal ha sido el caso del deslinde de responsabilidad del Marista, el hermano Francisco Javier Ocaranza, quien con su negligencia fue corresponsable de la tragedia del derrumbe en el que perdieron la vida albañiles que trabajaban en la obra de techado del Instituto del Carmen, y quien simplemente se lavó el cemento de las manos para coger sus maletas y mudarse a la Ciudad de Mérida, en donde la inocente población yucateca creyó que merecía ser recibido con fanfarrias tal como lo demuestra la lona de “Bienvenida” que flota columpiada en la entrada del Colegio Marista, de la ciudad blanca; pobres nuños del Colegio Marista de Mérida Yucatán, no saben que tienen dentro de su colegio al que junto a Catalina Domínguez Méndez, encubrieron el caso de maltrato infantil a una alumna del Colegio de Cd. del Carmen, Campeche.
Esperemos pues a ver el desenlace que tendrá este nuevo ardid de impunidad que han fraguado los “profesores” Catalina Domínguez Méndez y José Antonio Velueta Pérez, en donde estaremos al pendiente de los niños que acudirán al Cereso a declarar en favor de la exdirectora y el maestro de danza del Colegio Marista del Instituto del Carmen, un hecho por demás reprobable, y hasta dónde se sabe, ya no buscan que estrategias viles utilizar, para evitar que los acusados sean procesados, todo con conocimiento y anuencia del actual director Carlos Perales López.

To Top