Pediatras norteamericanos encontraron una relación entre la afección conocida como crup y el COVID-19 en pacientes menores de edad. Pero, ¿qué es esta enfermedad y cómo se relaciona con el coronavirus?

¿Qué es el crup?
El crup es una enfermedad común de las vías respiratorias superiores que provoca hinchazón en las vías respiratorias y problemas para respirar, según el Stanford Children´s Health, y generalmente esta afección produce estridor, voz ronca, tos perruna y dificultad respiratoria variable.

Síntomas

Los síntomas del crup no siempre son los mismos y a medida que la enfermedad avanza desde la nariz hacia los pulmones, los síntomas pueden cambiar. No obstante entre los más comunes del crup están:

Secreción y congestión nasal
Tos “perruna” o de “grito de foca”;
Laringitis (pérdida de la voz)
Fiebre
Estridor

Los expertos señalan que los síntomas generalmente empeoran durante la noche impidiendo a los niños poder dormir. Durante el día, los síntomas parecen mejorar y empeoran a medida que el día avanza.

Los síntomas del crup pueden confundirse con otras afecciones y problemas médicos, por ello siempre se debe consultar a un médico.

¿A quiénes y cómo afecta el crup?
Los niños jóvenes son los más afectados por el crup ya que sus vías respiratorias son más pequeñas. Por lo tanto, una pequeña inflamación puede producir una gran obstrucción en sus vías respiratorias.

La infección comienza en la nariz y garganta, y avanza hacia los pulmones. La inflamación afecta el área alrededor de la caja de la voz, es decir la laringe, y la tráquea.

La mayoría de los niños mejoran entre tres a siete días después.

¿Qué provoca y cómo se contagia esta enfermedad?
Según los pediatras, el crup es comúnmente causado por un virus, aunque en algunas ocasiones se produce por una bacteria, alergias o reflujo del estómago.

Entre los virus conocidos como causantes del crup, están:

Virus parainfluenza
Virus respiratorio sincicial (VRS)
Virus de la influenza
Adenovirus
Enterovirus
El crup se contagia a través del contacto directo con una persona, o por fluidos de otra persona que padece la enfermedad.

¿Qué tiene que ver el crup con el COVID-19?
Médicos del Hospital Infantil de Seattle, quienes publicaron sus hallazgos en la revista especializada medRxiv de la Universidad de Yale, en Estados Unidos; encontraron que un gran número de pacientes diagnosticados con crup durante las oleadas de las variantes Delta y Ómicron, también dieron positivo a COVID-19.

Sin embargo, los expertos destacaron que el mayor número de incidencia de casos de crup y COVID-19 se dio durante el aumento de casos de Ómicron.

Los casos examinados fueron los registrados entre el 30 de mayo de 2021 y el 30 de noviembre del mismo año, mismo tiempo del predominio de la variante COVID-19 Delta (B.1.617.2).
Según los datos analizados por los investigadores, durante la oleada de Ómicron, 48.2% los pacientes con crup dieron positivo a coronavirus, mientras que sólo el 2.8 de los casos de crup en la oleada de delta dieron positivo a COVID-19.

Por lo que, según los especialistas, es posible que Ómicron por sus características de afectación en la parte alta de las vías respiratorias, deje a los niños vulnerables a padecer crup.

Al respecto, el doctor Graham Tse, director médico del MemorialCare Miller Children’s & Women’s Hospital de Long Beach, señaló en entrevista a Los Angeles Time que “dado que los niños pequeños tienen vías respiratorias pequeñas, “basta un poco de inflamación en esas vías para causar crup”.