El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) negó haber enviado amenazas a Alejandro Alito Moreno, dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), para que apoyara la Reforma Eléctrica.

Pese a reservarse el derecho de opinar respecto a la llamada telefónica con la que el priista comprobó la presunta advertencia, el Jefe del Ejecutivo aseguró que “nunca” ha intimidado a alguien.

“No es cierto. Yo no me meto en eso. Nunca lo he hecho. Es un asunto de principios; de ideales; de moral”.

La declaración del Jefe del Ejecutivo deriva del audio que Alito reveló el 31 de mayo pasado como respuesta a los ataques que Layda Sansores, gobernadora de Campeche por Morena, inició con la misma modalidad, es decir, a través de filtraciones.

La réplica de moreno señaló que Andrés Manuel y el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, enviaron a Manuel Velasco, senador por el Verde Ecologista (PVEM), para advertir de las posibles represalias en contra del priista si su partido no apoyaba la iniciativa energética.

Sin embargo, el mandatario aseguró que no ha entablado un diálogo directo con el militante del Verde “desde hace dos o tres años”. Afirmó que el único contacto que ha tenido fue un simple saludo durante la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

“Tiene como dos años que no platico con Manuel Velasco. Los saludé el día del aeropuerto, de la inauguración del AIFA. Ahí lo saludé”, aclaró.
Bajo ese contexto, López Obrador refrendó que esta serie de dimes y diretes son circunstanciales por las próximas elecciones 2022 donde se renovará la gubernatura de seis entidades: Oaxaca, Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Quintana Roo y Tamaulipas.