La Fiscalía General del Estado de Campeche (FGECAM) da a conocer que los datos de prueba aportados por el Ministerio Público fueron suficientes para que el Juez Primero del Ramo Penal del Segundo Distrito Judicial sentencie a A. del C. D.F. a 43 años, 7 meses y 14 días de prisión, multa de 44 mil 808 pesos, así como al pago de la reparación del daño por la cantidad de un millón 612 mil 806 pesos, al encontrarlo culpable de los delitos de homicidio calificado, robo de vehículo y contra las normas de inhumación, en agravio de quien en vida respondiera al nombre de L. del C.L.L.

Cabe señalar que este caso se procesó a través del Sistema de Justicia Penal Mixto. Los hechos se suscitaron en el mes de junio del 2015, cuando A. del C.D.F. y dos menores de edad, planearon privar de la vida a L. del C.L.L.

L. del C.L.L. previamente había invitado a A. del C.D.F. y a dos menores de edad a viajar a la ciudad de San Francisco de Campeche, donde presentaría un examen profesional para director de una escuela.

Es así que el 20 de junio del 2015, alrededor de las 08:00 horas, L. del C.L.L. llegó a su vivienda situada en la Villa Universitaria, en Ciudad del Carmen, donde lo esperaba el ahora sentenciado y dos menores de edad.
A. del C. D.F. y un menor de edad condujeron a L. del C.L.L. a una habitación y a golpes lo obligaron a que les proporcione el nip de sus tarjetas bancarias, no conforme con ello, le colocaron una soga en el cuello hasta asfixiarlo.
El cadáver fue abordado en un vehículo marca Chevrolet, línea Libea trax, modelo 2014, color gris oscuro, placas de circulación DH6-9347 del estado, propiedad de la víctima. El cuerpo fue sepultado en el kilómetro 42+475 de la carretera Isla Aguada – Champotón.

A la víctima le quitaron dinero en efectivo que tenía en su cartera y el que retiraron en un cajero de las tarjetas bancarias que tenía, además de que le robaron el vehículo Libea Trax.

En este sentido el Ministerio Público, llevó a cabo las diligencias legales, consignando el expediente al Juez que conoce la causa penal, quien libró la orden de aprehensión procedente, llevándose a cabo el proceso correspondiente que concluyó con la sentencia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*