Denuncia Ciudadana

Nuevo derrumbe en el Colegio Marista Instituto del Carmen

A escasas horas de haber iniciado el actual ciclo escolar, un nuevo desplome golpea contra el magullado prestigio del Colegio Marista Instituto del Carmen. Y es que esta vez lo que ha colapsado no han sido los muros de piedra del famoso recinto educativo, sino que esta vez se ha desmoronado, casi hasta el exterminio, el honor y el crédito moral que aún conservaba esta noble institución.

El éxodo masivo de alumnos es más que evidente. Las desnutridas filas de alumnos que anteriormente eran engordadas por estudiantes de nuevo ingreso, hoy nos han dejado ver con marcada claridad la deshonra y descrédito que cayó sobre este colegio, gracias a la prepotencia de su anterior dirigente, la C. Beatriz Catalina Domínguez Méndez y su empecinamiento en proteger al perpetrador de una de la bajezas más ruines que puede cometer un ser humano, a saber, el maltrato de un menor a manos del profesor de Danza José Antonio Velueta Pérez.

Y es que a muchos padres de familia ya no les fue fácil confiar en la calidad educativa y en la moral de dicho plantel, porque seguramente a muchos de ellos ya no les fue suficiente enterarse lo que se ha divulgado en reciente nota periodística que circula en redes sociales, y en la que se narra con lujo de detalle, cómo la que fuera anterior directora del mencionado Colegio, la C. Beatriz Catalina… ha sido destituida de su cargo luego de haber pasado bochornosos momentos firmando a diario en la bitácora del CERESO (como cualquier convicto), a fin de cumplir los protocolos cautelares que le fueron impuestos a causa de la demanda penal con número de expediente AC-3-2018-1704, que se levantó en su contra por encubrimiento de maltrato infantil en contra de una alumna de dicho plantel educativo, la cual fue exhonerada temporalmente, derivado del nuevo proceso penal acusatorio, sin embargo no la exhime de que en cualquier momento pueda volver a ser requerida.

Seguramente muchos padres de familia han creído que es mejor tomar medidas precautorias a tiempo y han preferido alejar a sus hijos no solo de los muros del afamado Colegio Marista, sino de un par de docentes de dudoso honor (no todos), que aún imparten en las aulas de dicho plantel.

Es más que probable, que muchos padres de familia se están preguntando ahora lo mismo que usted y yo nos estamos preguntando: ¿Qué clase de educación darán a los niños un maltratador infantil sin estudios profesionales y una proscrita en latencia, que sólo ha sido removida de su silla para “taparle el ojo al macho”?; porque la verdad muchos hemos empezado a sospechar, que el recién nombrado director, solo será una MARIONETA de pantalla para que la ex directora, desde las sombras siga manejando los hilos de lo que sucede en el mencionado Colegio Marista.

La impunidad y el exceso de tolerancia de la SEP y de la COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS, DEL ESTADO DE CAMPECHE, VISITADURÍA REGIONAL, deja mucho que desear en este caso que está de por medio la integridad de una menor, ¿Dónde queda aquella frase de que por encima de todo esta el interés superior del menor?
Veremos ¿Que hará sobre el particular, el futuro Secretario de Educación Pública, ¿quién ya tiene en sus manos el expediente completo de este caso?

¿Usted qué opina estimado lector? ¿Qué hubiera hecho si hubiera sido su hija o hijo el maltratado?

To Top