Eventos

TRAGEDIA EN GUARDERÍA ABC TRANSFORMÓ A JOVEN

Héctor Manuel Robles Villegas, fue uno de los niños que sobrevivieron al trágico incendio de la guardería ABC, su cuerpo está cubierto en un 60 por ciento de quemaduras, sus pulmones están inflamados y presenta sinusitis crónica, tenía tres años cuando vivió el siniestro.

El pequeño dormía junto a otros niños cuando se inició el incendio, entre el humo y terror, su deseo de supervivencia fue más fuerte, pues se levantó y caminó a ciegas hasta encontrar la perilla de la puerta de salida, lo cual le ocasionó una quemadura de tercer grado en su mano, pues el metal estaba incandescente.

Julio César “El Negro”, un adolescente de 16 años que se encontraba bajo el efecto de las drogas, se metió entre las llamas y el humo para tratar, en la medida de sus posibilidades, de sacar a los niños del inmueble incendiado, logró salir con por lo menos ocho pequeños, Héctor fue el quinto de ellos.

“El Negro” se estaba drogando junto a otros jovencitos en un predio baldío, cuando una vecina les dijo que la guardería se estaba quemando y que en el interior se encontraban mucho niños pequeños; Julio no lo pensó dos veces e intentó entrar por la puerta, pero estaba atorada, así que se introdujo a través de una ventana.

La experiencia transformó su vida, pues reflexionó sobre el rumbo que le estaba dando a su vida y la manera en que se estaba destruyendo, el solito con las drogas, mientras los niños habían perdido su vida de una manera terrible; a los 18 años quedó limpio de sustancias y Héctor ha sido su inspiración, sobretodo su valor.

Adriana Villegas, madre de Héctor, conoció a “El Negro” y señaló que aunque ella le ofreció ayuda siempre que necesitara, nunca se presentó en su casa a pedirle nada, “yo fui quien lo buscó para entregarle una fotografía que le tomé en el primer encuentro”, informó Adriana, foto que Julio colocó junto a su cama y que le sirve de referente para recordar la experiencia que vivió hace 5 años y que según él mismo, “le ayudó a dar un vuelco a su vida”.

Héctor, de ocho años, quien durante los últimos 5 ha sido sometido a 17 operaciones para reconstruir extremidades, músculos y rostro con injertos tomados del 40 por ciento de su cuerpo que se salvó de las quemaduras, continuará con estas intervenciones hasta que cumpla 21 años, edad en la cual su desarrollo finalizará.

Su madre se pregunta, a medida que crece Héctor, ¿cómo será cuando este le pregunte sobre los acontecimientos y sobre los responsables? “Será muy triste tenerle que decir que quedaron impunes, que quienes le causaron todo ese sufrimiento nunca recibieron castigo”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*

To Top