Un hombre reportado como desaparecido en el mar hace dos meses fue rescatado sobre la volcada cubierta de su velero cercas de la costa de Carolina del Norte, y salió caminando del hospital horas después en buenas condiciones, sin señales de quemaduras por el sol, deshidratación u otros padecimientos.

Louis jordan, de 37 años, dijo que sobrevivió racionando su agua y energía, y rezando para que fuera rescatado.

“Todos los días, decía, “Por favor Dios mío, envíame algo de lluvia, envíame algo de agua”, según dijo Louis Jordan, de 37 años, a los medios.

La tripulación de un barco carguero alemán encontró a Jordan en su bote de 35 pies (10.66 metros) de largo de un solo mástil el jueves por la tarde.

Ni Jordan ni la Guardia Costera dijeron exactamente cuando fue que su velero se volcó. Jordan se las ingenió para capturar peces y comer durante su aventura, de acuerdo a la Guardia Costera, y a pesar de los reportes de que se había lesionado un hombro y de que estaba deshidratado, arribó al hospital en buenas condiciones y se rehusó a recibir atención médica, según dijo un portavoz del sanatorio.

Un helicóptero con cuatro miembros a bordo de la Guardia Costera recogió a Jordan en el barco alemán. En entrevistas el viernes en los cuarteles generales de la Guardia Costera en Portsmouth, dijeron que no habían visto el bote de Jordan y que no conocían los detalles del tiempo que pasó en el mar. Para cuando pasaron por él —alrededor de las 5 p.m. del jueves— Jordan llevaba ya cuatro horas en el barco alemán y había tenido la oportunidad de darse un baño y hablar con su familia, según dijeron los miembros de la Guardia Costera.

“Caminó hacia a mí tan pronto como puse pie en la cubierta y tenía una pequeña sonrisa dibujada en su rostro”, dijo el oficial de tercera clase, Kyle McCollum, quien fue el primero en tener contacto con Jordan. “Mi primera impresión de él fue que se encontraba en buena salud. …Esperábamos que se encontrara mucho peor, con ampollas y severas quemaduras por el sol y deshidratación”.

“Estaba en buenas condiciones para un tipo que normalmente se esperaría verlo peor tras pasar más de 60 días en alta mar”, según agregó el teniente Jack Shadwick, copiloto del helicóptero.

Jordan dijo que al principio no creía que el barco carguero era real cuando lo vio. Según él, la tripulación del barco no lo vio hasta que empezó a agitar sus brazos.

“Les hice señas con mis manos lentamente, y esa es la señal para decir ‘estoy en apuros, ayuda’”, según dijo a los medios. Utilicé mis silbatos, tenía tres de estos. Nunca los escucharon. Voltee mi bandera de Estados Unidos al revés y escribí en ella “Rescátenme”.

Jordan había estado viviendo en su velero de la época de los 50s en un puerto deportivo en Conway, Carolina del Sur, cerca de Myrtle Beach, hasta enero, cuando informó a su familia que iba a salir a pescar en mar abierto, según dijo su madre, Norma Davis. Salió del puerto el 23 de enero, según los oficiales de la Guardia Costera, y no se había sabido nada más de él desde entonces.

Jordan dijo a los medios que viajaba hacia el norte cuando su bote fue abatido por el mal clima. Dijo que vio una ola chocar contra du ventana y el bote se empezó a llenar de agua.

Jordan dijo que racionó su agua a un tarro por día, pero “por mucho tiempo tuve mucha sed”.

Jordan dijo que en cierto punto fue sacudido y voló por el aire, por lo que piensa que se fracturó el hombro.

McCollum, del equipo de la Guardia Costera en el helicóptero, dijo que Jordan tenía un ligero moretón en su clavícula derecha cuando fue encontrado, pero no parecía ser una herida grave. “Movía su brazo fluidamente, sin problema alguno y no había señales de dolor en su cara mientras lo movía”.

El 29 de enero, la Guardia Costera en Miami fue notificada por el padre de Jordan, Frank, Jordan, que no había visto ni escuchado nada sobre su hijo en una semana, según dijo la vocera de la dependencia, Marilyn Fajardo.

Se emitieron las alertas desde Nueva Jersey hasta Miami, de acuerdo a la Guardia Costera. Los oficiales revisaron datos financieros para determinar si Jordan había desembarcado en algún lugar sin que nadie se diera cuenta, pero no encontraron ningún indicio, según Fajardo.

La búsqueda comenzó el 8 de febrero, pero Fajardo dijo que la Guardia Costera abandonó el operativo 10 días después. Algunos marineros reportaron haber visto el bote de Jordan, pero ningún avistamiento fue confirmado.

La Guardia Costera dijo que Jordan no había preparado un itinerario de su viaje en velero, un reporte náutico equivalente a lo que sería un plan de vuelo, en el que se especificaba su ruta o lugar de destino.

Una grabación de audio de la Guardia Costera de su primer contacto con su padre después de su rescate, Jordan dice, “No he sabido nada de ti en mucho tiempo”.

Frank Jordan le responde: “es un alivio saber que aún estás vivo. Rezamos mucho y teníamos muchas esperanzas de que estuvieras con vida, eso es lo más importante”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*