Prosafe, operador noruego de plataformas petroleras, reportó que dos de sus equipos dejarán de funcionar en México, por los bajos precios del petróleo y por el recorte por 100 mil millones de pesos a Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Pemex ha estado recortando su gasto para ajustarse a un presupuesto que considera un precio del petróleo de 25 dólares por barril. En consecuencia, el cliente mexicano de Prosafe, Cotemar Group, ha recibido un impacto directo”, explicó la firma en un comunicado.

De acuerdo con Reuters, a mediados de este mes las plataformas Safe Lancia y Safe Regency, que operan en mar adentro, serán detenidas. Safe Lancia había sido contratada hasta el término de 2016 y Safe Regency hasta 2017, agrega la agencia internacional.

“La decisión supone que las cinco plataformas costa afuera de Prosafe en México, y diez de las 14 de la empresa no funcionarán”, asegura Reuters.

“EL AJUSTE ENORME” A PEMEX

El director de Petróleos Mexicanos, José Antonio González Anaya, aseguró el lunes pasado que es necesario hacer un ajuste por 100 mil millones de pesos en el gasto en respuesta a la caída de los precios del petróleo.

Se prevé que este año la mezcla mexicana tenga un precio promedio de 25 dólares por barril, frente a los 50 dólares estimados en la Ley de Ingresos para 2016, y una producción de 2 millones 130 mil de barriles diarios, en comparación con los 2 mil 267 millones de barriles producidos durante 2015.

“Pemex enfrenta un problema de liquidez en corto plazo, no de solvencia”, aseguró en conferencia de prensa, por lo que la empresa hará “un ajuste enorme”.

La empresa anunció al mercado que tuvo una pérdida neta de 97.7 por ciento en 2015. En su reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), reportó una pérdida neta anual de 521 mil 607 millones de pesos en 2015 frente a los 263 mil 819 millones de pesos durante 2014.

“Así de difícil es el cambio en el mundo, así de grande es el ajuste”, dijo. Reconoció que “será un proceso difícil de llevar a cabo”, pero afirmó sentirse “optimista de los prospectos hacia adelante” por las oportunidades que da la Reforma Energética, entre ellas, poder hacer socios para invertir en las refinerías, monetización de activos y la Fibra E.

González Anaya enlistó que Pemex diseñó un programa de ajuste de la siguiente manera:

–Reducir costos para incrementar la productividad por 29 mil millones de pesos.

–Diferir inversiones, comprometiendo lo menor posible la producción futura por 65 mil millones de pesos.

–Ajustar el gasto de operación e inversión, sólo en proyectos rentables a 25 dólares por barril por 6 mil 200 millones de pesos.

En conferencia detalló que de los 100 mil millones de pesos, 46 mil 800 millones de pesos se recortarán a Pemex Exploración y Producción (PEP) y a Pemex Transformación Industrial se le quitarán 36 mil 200 millones de pesos.

La petrolera también planea una reducción de gastos en viáticos y compactar dos direcciones de Pemex: la de Recursos Humanos será absorbida por la Dirección de Administración, y la Dirección de Investigación y Desarrollo Tecnológico quedará en manos de Pemex Exploración y Producción.

El viernes pasado el Consejo de Administración de Pemex acordó los ajustes “con el fin de generar ahorros y hacer más eficiente su operación ante los nuevos retos del entorno económico”.

La semana pasada representantes parlamentarios solicitaron comparecer a Emilio Lozoya Austin, ex titular de Pemex, y aseguraron que no puede irse sin rendir cuentas al haber administrado “bienes de la nación”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*