Frente a la creciente sangría de recursos por robo, la captura de culpables es ínfima y ello mina la confianza de potenciales inversionistas en el marco de la reforma energética, opinan analistas.

El combate a la inseguridad que sufre la infraestructura energética en México junto con políticas que eliminen la corrupción inercial al interior de las empresas estatales son los puntos centrales en que debe enfocarse el gobierno mexicano en esta etapa de la implementación de la reforma energética, coincidieron analistas durante la Segunda Cumbre & Expo MXInfrastructure, realizada en la ciudad de México.

El consultor del sector y ex consejero profesional de Petróleos Mexicanos (Pemex), Rogelio Gasca Neri, consideró que la petrolera y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) están en el centro del debate, ya que del éxito de estos organismos dependerá el de todo el sector energético mexicano y por tanto, el saneamiento de sus pasivos laborales y una relación transparente con sus sindicatos serán las mejores señales de que se está caminando rumbo a mejores prácticas en el país.

Marcial Díaz, de Lexoil Consultores, dio ejemplos de situaciones que han puesto en duda los avances en torno al combate a la corrupción dentro de Pemex, como el que sólo se haya logrado la detención de 12 presuntos implicados dentro de la estatal en el robo de combustibles a ductos y plantas de Pemex, que según la propia estatal ya asciende a 50 millones de pesos diarios, ya que en lo que va del año, se han registrado más de 3,500 tomas clandestinas, cifra 50% mayor en comparación con el mismo periodo del 2014.

También explicó que la salida del director de Procura de Pemex, Arturo Henríquez Autrey, tras apenas un año de la creación de este departamento que centraliza las compras de la estatal, al estar vinculada con la publicación de fotografías del funcionario con Amado Yáñez, cabeza de Oceanografía acusado de fraude bancario, es otro punto en que los inversionistas del mundo se fijan antes de llegar al país.

“Éste es el tipo de prácticas que potenciales inversionistas, empresas trasnacionales, investigan y sancionan con rutas legales de mucho arraigo que aquí no se han consolidado; un miembro de una empresa que se ve envuelto en corrupción es incluso boletinado para que no trabaje más en el sector de otros países, y el hecho de que aquí se haya vuelto una práctica normal no es una buena señal para atracción de capitales”, dijo.

Pasivos y gasto en seguridad

Por su parte, Luis Rancé, consejero de MXInfrastructure, aseguró que con las cargas de pasivos laborales de Pemex y la CFE, de 1.4 billones y 564,000 millones de pesos, respectivamente, “nunca van a poder convertirse en empresas productivas, porque para eso hay que transformarlas y el gobierno tendrá que hacer una limpia, o no será posible su inclusión en un nuevo esquema ni el éxito del mismo”.

Finalmente, Francisco Cervantes, vicepresidente de la Concamin, explicó que el anterior subsidio, ahora impuesto favorable para el Estado del IEPS a las gasolinas, de 44,000 millones de pesos al año, se diluye en lo que le está costando al gobierno el robo de combustibles, lo que a fin de cuentas pagan los empresarios y “los inversionistas lo saben, lo ven y toman en cuenta para sus decisiones”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*