Eventos

Le Piden Perdón Tras 15 años Preso

Tras permanecer 15 años en prisión por homicidio, un delito que no cometió, Ananías Laparra Martínez fue declarado inocente. Los gobiernos federal y estatal le ofrecieron una disculpa pública y se comprometieron a realizar una investigación y reparar el daño causado.

De oficio albañil, Laparra Martínez fue sacado de su centro laboral con mentiras y llevado a los separos de la Policía Judicial en la ciudad de Tapachula, donde fue torturado. Recuerda que a pesar de que su “patrón fue en ese entonces a declarar a mi favor, no tomaron en cuenta sus afirmaciones”, acotó.

No pude alegar mi inocencia por falta de recursos económicos, por lo que fui sentenciado a 28 años de cárcel, y después de una década dentro de la prisión empecé a solicitar la intervención de organismos de derechos humanos hasta llegar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual reunió todas las pruebas de mi inocencia”, sostuvo.

La situación jurídica de Ananías Laparra Martínez se tornó difícil, pues la Policía Judicial, en 1999, durante el gobierno Interino de Roberto Albores Guillén, no sólo lo detuvo a él, sino también sus hijos y esposa, quienes fueron torturados para obligar a acusar al jefe de familia.

Ante esa situación y a un año de haber alcanzado su libertad mediante la suspensión de proceso y por padecer una enfermedad renal, Ananías Laparra recibió una disculpa pública por parte del gobierno del estado y federal, tras comprobarse que siempre fue inocente de los delitos que se le imputaron.

Sin embargo, a sus 66 años se encuentra enfermo y con las secuelas que le dejaron los golpes por la tortura recibida en manos de policías judiciales del estado. “Lo que espero es volver a mi vida normal, pero sobre todo a reencontrarme con mi hijo, a quien no lo veo desde que estuve en la cárcel; sólo sé que cayó en las drogas”, acotó Ananías Laparra Martínez.

Durante un evento público, el gobernador del estado, Manuel Velasco Coello, y la subsecretaria de Gobernación en Derechos Humanos, Lía Limón, le ofrecieron una disculpa pública y se comprometieron a investigar de fondo el caso con el fin de encontrar a los presuntos responsables, además de proceder a reparar el daño provocado por el Estado mexicano.

Con ello, el gobierno del estado reconoció que Ananías Laparra Martínez fue torturado para declararse culpable de un delito que no cometió hace 15 años, según obra en las pruebas presentadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*

To Top