Eventos

FINGIÓ SECUESTRO Y TORTURA DOCTORA MICHOACANA

El caso de una doctora del IMSS que fue hallada encadenada y con marcas de tortura, la semana pasada, resultó ser un montaje, ya que se infligió a sí misma las heridas, a fin de llamar la atención de su ex pareja, determinó la Procuraduría General de Justicia de Michoacán (PGJE).

Las investigaciones revelaron que tras una serie de mensajes infructuosos, la mujer se dirigió a una casa abandonada en la ciudad de Zamora.

Previamente adquirió un candado, una cadena, un frasco de pintura vinil, cinta canela y una brocha.

“Se hizo una herida cortante en el glúteo y con la sangre manchó su pantalón. Se amarró los pies, los ojos y la mano izquierda con cinta canela, para luego ella misma sujetarse con una cadena a una estructura metálica. De inmediato pidió auxilio con los resultados ya conocidos”, explicó el Procurador Martín Godoy.

El funcionario detalló que, previamente, la mujer viajó a la Ciudad de México, donde se instaló en un hotel utilizando un nombre falso.

De acuerdo a la autoridad, ahí se hizo algunas cortadas en las mamas y se produjo una incisión en el pubis que ella misma suturó, empleando un tubo de metal y navajas de afeitar.

Al ser localizada el 6 de agosto en la casa de Zamora, la doctora aseguró haber sido secuestrada y atacada por una supuesta venganza derivada de un parto mal practicado.

Además añadió que la incisión a nivel del vientre se lo hicieron para extraerle un producto de 14 semanas de gestación.

Sin embargo, los ultrasonidos y estudios clínicos descartaron que estuviera embarazada. Incluso, la lesión no había llegado a la cavidad del útero.

Luego de 28 declaraciones ministeriales, 15 dictámenes periciales y 10 inspecciones, las autoridades concluyeron que todo fue un secuestro simulado.

El Procurador informó que la mujer confesó el autoplagio y argumentó haberlo planeado, luego de una discusión con su ex pareja el 31 de julio.

Para ello, adquirió diversos chips telefónicos con los cuales hizo llamadas a su ex pareja a la ciudad de Minatitlán, Veracruz, y le dijo que estaba privada de la libertad y era torturada.

La mujer, incluso, pintó un mensaje en una pared de la casa donde fue localizada, con amenazas de muerte para ginecólogos. Ya descubierta, dijo que fue con el fin de espantarlos.

“El dictamen realizado a la denunciante determinó que se trata de una persona con trastornos mentales”, dice el informe leído esta tarde por Godoy.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*

To Top