Eventos

“Estoy cansado de estarme escondiendo”: José Luis Abarca

Al momento de ser detenido la madrugada de ayer en una casa de la delegación Iztapalapa, en el Distrito Federal, el exedil de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca se mostró pasivo y hasta vencido; ya no aguantaba la presión de su búsqueda.

“Estoy cansado de estarme escondiendo”, confió a los agentes de la División de Inteligencia de la Policía Federa, que llegaron hasta el domicilio de la calle Cedro, donde el perredista se escondía con su esposa María de lo Ángeles Pineda.

La llamada “pareja imperial” es señalada por la Procuraduría General de la República (PGR) de ser los autores intelectuales de los hechos violentos suscitados el pasado 26 de septiembre, que dejaron 6 muertos, 17 heridos y 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa desaparecidos.

Abarca y Pineda fueron detenidos este martes a las 2:30 horas, tras un seguimiento que tuvo como clave y punto de partida a su hija Yazareth Liz, quien tenía una cuenta de Facebook a la que subía videos y fotografías donde aparecía con familiares y amistades.

Esa cuenta era privada, pero las corporaciones federales rápidamente pudieron acceder y así conocer a todo su círculo inmediato.

Así, se identificó a Noemí Berumen Rodríguez, una de las amigas que más frecuentaba Yazareth, sobre todo luego de que sus padres huyeron por el caso Iguala.

Los oficiales de inteligencia de la Policía Federal siguieron de cerca, permanentemente, a Berumen, luego de que acudió a una casa de Iztapalapa que resultaba sospechosa por su aspecto y, al mismo tiempo, se comunicaba por teléfono con su amiga.

El procurador general, Jesús Murillo Karam dijo que “la casa en que se encontraron (Abarca y Pineda) daba la impresión de estar abandonada y (es) la razón por la que se empezó a sospechar de la persona”.

En el lugar había un colchón inflable y al lado tenían una maleta grande color de rosa y otra pequeña, oscura, lo que hace suponer que Abarca y su esposa estaban de paso en el lugar.

El operativo de captura fue dirigido por Enrique Galindo Ceballos, comisionado de la corporación.

La pareja más buscada en el país se encontraba acostada, cuando irrumpieron en el domicilio los agentes federales.

Y pese a la situación, Pineda no perdió su estilo sobrado y expresó en tono altanero a los oficiales: “Ya déjenme, ¿qué se creen?”.

Los dos, con el rostro pálido abordaron la patrulla de la PF que los llevó hasta la SEIDO.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*

To Top