Eventos

Dios los cría… …y de Tampico caen como buitres.

Dios los cría… …y de Tampico caen como buitres.

Pluma: José Luis Huergo.

Grave e irreparable es la negra herencia que la tampiqueña Yolanda Hurtando Hurtando deja a Ciudad del Carmen, tras su paso por la Dirección del Medio Ambiente y Servicios Públicos en la administración que está por terminar.

La gris funcionaria, conocida en los corrillos del Ayuntamiento con el simpático mote de “La Chomba”, se destacó por su total desprecio a la ecología, su nula actuación ante los destrozos a la flora y fauna de la isla y su mal trato a los ciudadanos.

El 25 de enero de 2014, la empresa que construyó un Oxxo en avenida Concordia con 62, derribó un árbol de Palo de Tinte,

De inmediato, grupos ambientalistas levantaron sus voces airadas, exigiendo se tomaran medidas, amagando con denunciar penalmente a la irresponsable funcionaria y hasta pidiendo su despido inmediato, pues con anterioridad le habían advertido lo que iba a pasar y ella no movió un dedo para impedirlo.

Pero Yolanda, con la mala dicción que la caracteriza, se limitó a decir que el árbol estaba enfermo, aunque esa enfermedad le surgió luego de derribado, pues no informó el hecho cuando los ambientalistas fueron a exigirle que detuviera el ecocidio, sino se comprometió a enviar a alguien a ver lo que estaba pasando.

Como era de esperarse, no cumplió y a pesar de las protestas, el árbol fue derribado impunemente, sin que Yolanda Hurtando haya iniciado procedimiento alguno para obligarles a reparar el daño, que asciende a cerca de 850 mil pesos.

En febrero del año en curso, tras la invasión del manglar en la colonia Estrella, vecinos del lugar denunciaron que la invasión fue organizada por parte de la mamá de la directora de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Yolanda Hurtado Hurtado.

El hecho, que fue publicado en varios medios locales y estatales, debió generar una investigación y la inmediata denuncia de la Hurtado y más Hurtado, cosa que nunca ocurrió.

Por otro lado, en abril del 2013, la “Chomba” afirmó que las playas del municipio no mostraban riesgo sanitario, “”gracias a las actividades de limpieza que se llevan a cabo permanentemente”. Sin embargo, tres meses después, en julio de 2013, Playa Manigua ganó el segundo lugar entre las playas más contaminadas del país, según mediciones de la Semarnat.

Tampoco hizo caso nunca a las denuncias sobre aguas negras, que son lanzadas a media calle por vecinos sin escrúpulos, restaurantes, lavaderos y uno que otro hotel de lujo, que se da el lujo de tirar sus aguas negras directamente a la laguna de Términos.

Es gracias a su negligencia (¿o complicidad?) que las calles de la isla lucen grandes charcos de aguas negras y jabonosas, pues en los últimos tres años se vivió total impunidad en lo relativo a contaminar el medio ambiente.

Es cierto, Hurtando al cuadrado en unos días dejará el cargo, pero muchos de los daños que toleró quedarán durante décadas para recordar a la ciudadanía de su negro paso por el Ayuntamiento.

“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”, dijera mi abuela, mujer papanteca de recio carácter.

¡Repámpanos!
Se acabó el espacio.
Nos vemos, pues…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...