El senador del PRI, Omar Fayad, detalló que se sancionará con una pena de 5 a 35 años de cárcel a quien enajene o suministre gasolinas o diesel con conocimiento de que está entregando una cantidad inferior desde 1.5 por ciento a la cantidad que aparece registrada por los instrumentos de medición.

Esa misma sanción, dijo, podrá aplicarse contra quien enajene o suministre gas licuado de petróleo, mediante estación de Gas LP para carburación, con conocimiento de que entrega una cantidad inferior desde el 3 por ciento a la cantidad que aparezca registrada en los instrumentos de medición.

De acuerdo con el dictamen, se aplicarán multas que van desde los 5 mil hasta los 50 mil días de salario mínimo, es decir de 336 mil a más de 3.3 millones de pesos.

La gradualidad de la pena dependerá de la cantidad de litros robados.

Por otro lado, también se impondrá un castigo de entre 10 y 18 años de prisión a quien permita, colabore para la alteración o altere los sistemas de medición en posesión o al servicio de asignatarios, contratistas o permisionarios con el fin o propósito de obtener un beneficio propio o para un tercero.

El dictamen fue aprobado por unanimidad en la Comisión de Justicia y podría avalarse en el pleno del Senado el próximo martes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*