JOSE LUIS HUERGO

Esta mañana, vecinos de la colonia Estrella se presentaron en las oficinas de este medio para manifestar el miedo en que viven, por el temor de una explosión en las instalaciones de “Gas-Auto”, ubicadas en la avenida 10 de Julio, de la citada colonia y propiedad de Zeta Gas.

A decir de los quejosos, la zona constantemente se llena de olor a gas LP, “al grado de que en las madrugadas despertamos muy asustados y ventilamos las casas, porque nos da miedo morir intoxicados”.

Señalaron también, que la gasera no cambia ni da mantenimiento a los tanques portátiles ni a los estacionarios, al grado que “el tanque que tienen en Gas-Auto lo disfrazan con pintura, pero tiene fugas y parece que los empleados están acostumbrados al olor a gas”.

Diariamente, centenares de personas hacen fila para llenar sus tanques portátiles, dado que Zeta Gas tiene el monopolio en la isla, por lo que constantemente han exigido a las autoridades se permita el establecimiento de otras gaseras, con la esperanza de que, al haber competencia, mejore el servicio y las condiciones de seguridad.

Una prueba más del nulo mantenimiento que Zeta Gas da a los tanques, fue la explosión registrada hace apenas una semana en la colonia Justo Sierra vivieron, cuando un tanque de gas explotó en la paila de una camioneta estacionada frente a un taller mecánico, lesionando a una señora que tuvo la mala fortuna de pasar por el lugar.

Como se recordará, el 5 de noviembre de 2013, el flamazo de un tanque de gas doméstico dejó saldo de tres personas lesionadas y ocasionó la clausura de la estación de servicio “Gas Auto” de la empresa Gas Zeta.

Conforme a lo declarado por testigos de los hechos, el accidente se dio por la negligencia de los empleados, pues una pipa descargaba gas en el tanque estacionario y al mismo tiempo llenaba un tanque de veinte kilos.

El accidente dejó lesionados al chofer de la pipa José Feliz, al ayudante Leonardo Arias Cervera y José López Reyes, vigilante de la estación de gas y quien resultó con quemaduras de segundo y tercer grado, hasta el lugar llegó el personal de Protección Civil y la Cruz Roja que atendieron a los lesionados.

Entonces, quedó en evidencia que el estacionamiento y el área de despacho en el lugar, tienen las condiciones exclusivas para prestar servicio a vehículos adaptados como gas, por lo que indebidamente se comercializa abiertamente el producto a particulares, ya que se carece de medidas de seguridad y con esta explosión también se confirmó que los empleados desconocen los protocolos de seguridad para descargar combustible.

Sin embargo, y a pesar de existir el firme compromiso por parte del entonces titular de la Dirección de Protección Civil Municipal en Carmen, Víctor Ortiz Sánchez, en el sentido de que no se permitiría la recarga de cilindro domésticos en la estación de servicios de Gas de Carburación, la empresa Gas Peninsular de Campeche comercialmente, conocido como “Gas Z” y dirigida por Viko Denis Encalada, inició nuevamente la venta clandestina de Gas Licuado de Petróleo (LP) al público en general el 14 de diciembre de 2014, olvidando el grave riesgo en que vive la ciudadanía.

Por otro lado, los usuarios han señalado que prefieren ir a llenar sus tanques en “Gas-Auto”, a pesar del peligro que representa, “porque roban menos que los camiones y no cobran sobreprecio”, revelando que “los camiones de Gas Zeta se llevan el cilindro y a veces tardan varios días en regresarlo lleno, aparte de que cobran veinte o treinta pesos más del precio oficial”.

Afirman que acudir a las instalaciones constituye un ahorro para los sufridos consumidores, dado que “ahí roban menos”, aunque dijeron no tener tampoco la certeza de que los tanques son llenados correctamente en “Gas-Auto”, dado que el marcador de gas no está a la vista de los consumidores.

Alarmante también, resulta el hecho de que los “Bomberos Voluntarios” atienden entre siete y ocho llamadas al día por fugas de gas, según afirmó José Manuel Hernández Rodríguez, comandante operativo de la institución, quien dijo que Ciudad del Carmen se ha convertido en una bomba de tiempo ante la falta de responsabilidad de la única empresa que vende gas en la isla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*