JOSE LUIS HUERGO

A más de veinte horas de la toma del Ayuntamiento por gente bajo las órdenes de José del Carmen Urueta Moha, líder del sindicato de los Tres Poderes, los más de doscientos rehenes siguen sin recibir alimento ni agua, con la agravante de que ya no hay agua potable para los baños y el suministro de electricidad fue cortado por los manifestantes.

Como se informó, ayer al filo de las Diez del día, Moha Urueta acompañado de unos cincuenta manifestantes, tomó con lujo de violencia las instalaciones del Ayuntamiento de Carmen, así como las oficinas de Desarrollo Social, impidiendo la salida a los trabajadores que se encontraban en el interior.

El argumento esgrimido por Moha, era que exigían la remoción del director de Educación y Cultura, Jorge Pérez Falconi, “por déspota y prepotente”.

Poco a poco, se fueron uniendo grupos de choque a los manifestantes, hasta sumar alrededor de 250, que hasta este momento mantienen sitiado el lugar, sin permitir que familiares de los rehenes les entreguen alimentos, agua o medicamentos.

Extrañamente, entre los manifestantes se encuentran líderes de colonia vinculados al PRI, según informaron los propios rehenes, quienes reconocieron a “un tal Cupil y una que le dicen “La Güera Papera” y es esa mujer quien está custodiando la puerta, para impedir que nos pasen alimento nuestras familias”.

No conformes, hace unas horas bajaron las cuchillas de electricidad, dejando a oscuras a los empleados, quienes informaron a este medio que tampoco cuentan con agua potable, por lo que el hedor de los baños ya es insoportable.

Entretanto, manos anónimas entregan alimento, agua y recursos a los manifestantes, lo que hace sospechar que la verdadera intención no es exigir la renuncia de Falconi, sino desestabilizar al Ayuntamiento que encabeza Pablo Gutiérrez Lazarus.

Sin embargo, ni las autoridades municipales ni las estatales han reaccionado ante los hechos, que constituyen una flagrante privación de la libertad, mientras que Moha amenazó con que a las diez de la mañana tomarán medidas más graves.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*