Duro y Tupido

No hay marcha atrás; estalla hoy la huelga

PALACIO MUNICIPAL

Trabajadores y delegados sindicales se encuentran entre la espada y la pared, sobre todo, no saben qué hacer ante una huelga que podría ocasionarles su despido y un líder sindical que los tiene amenazados que de no asistir, podrían ser expulsados del sindicato, lo que los dejaría desprotegidos ante un Ayuntamiento que podría despedirlos si quisieran.

La situación entre la Comuna y el Sindicato es cada vez más rijosa, todo ha girado en torno al alcalde panista que les ofrece protección a los trabajadores si no siguen a Manuel Bonilla, incluso, los aconseja a que se deshagan de su líder sindical porque solo ve sus beneficios propios y no los de los trabajadores, pues más allá de lo que está pidiendo en un pliego petitorio, ha asegurado que de palabra ha pedido otros acuerdos para su beneficio.

Uno de los delegados afirmó que Manuel Bonilla, en efecto, desde que tomó las riendas de la Secretaría General del Sindicato se ha hecho de propiedades, vehículos, ranchos, ha viajado por el mundo y tiene una vida envidiable por muchos de los trabajadores, a los únicos que beneficia es a su familia y los integrantes del comité principal, pues lo que está manifestado en el pliego petitorio, a pesar de ser algo muy bueno para los trabajadores, para los integrantes de ese grupo sindical es una bicoca de lo que estos obtienen por presionar a los gobiernos municipales.

Por el otro lado, también reconocen que dentro del afán de mantenerse fuerte y demostrar quién tiene más poder, el alcalde panista, Eliseo Fernández Montúfar, ha movido de sus cargos a algunos trabajadores, los ha puesto a disposición que más bien es un castigo para ellos aunque les continúen pagando, pues no saben en qué momento les dirán que no están en funciones y que no pueden sostener el sueldo de alguien que no trabaja.

También se sabe que ha amenazado a algunos de los trabajadores y chantajeado a delegados sindicales, con el propósito que la huelga no sea apoyada y se le demuestre a Bonilla que ya no tiene la misma fuerza que hace años, por eso, aunque saben que el líder sindical ha vivido a expensas de las manifestaciones de los trabajadores, tienen miedo de ambas partes, pues ellos son los que sufrirán las consecuencias de cualquiera de los resultados.

Por esta misma razón, prefirieron no poner su nombre, simplemente hablar para que sean escuchados por las autoridades correspondientes, pues, por un lado, sería bueno que Bonilla Carrillo ya no esté dirigiendo al sindicato y, por otro lado, que el alcalde de Campeche comprenda que como trabajadores tienen derechos que no están siendo respetados por su gente.

To Top