Duro y Tupido

Empleados del Ayuntamiento siguen prisioneros de Moha.

Empleados del Ayuntamiento siguen prisioneros de Moha.

JOSE LUIS HUERGO

“No sean hijueputas, somos compañeros! La comida que están tratando de pasarnos por las ventanas, nos las están quitando y como burla se la están comiendo, no se vale esas ya son mamadas” Comentó desesperada en su muro de Facebook una trabajadora del ayuntamiento, llena de ira por la situación que viven ella y sus compañeros.

Víctimas de la desmedida y enfermiza ambición de José del Carmen Urueta Moha, líder del Sindicato de los Tres Poderes, más de doscientos trabajadores del Ayuntamiento de Carmen llevan cerca de trece horas prisioneros en el interior del Ayuntamiento, que se encuentra sitiado por cientos de acarreados que “apoyan” la exigencia de renuncia del director de Cultura, Jorge Falconi.

Como se informó, hoy al filo de las doce horas, Urueta Moha llegó al Ayuntamiento encabezando un grupo de aproximadamente cincuenta personas, presuntamente miembros del sindicato que él encabeza.

Los manifestantes argumentaron estar cansados de los constantes abusos y malos tratos por parte del Director de Educación y Cultura  Jorge Falconi, por lo que tomaron el Palacio Municipal, las oficinas de Desarrollo Social  y calles cercanas, para exigir su destitución.

Conforme fue transcurriendo la tarde, se sumaron a los manifestantes otros grupos de acarreados, provenientes de Sabancuy y diversas comunidades, hasta sumar aproximadamente 250, pero al entrevistarlos demostraron no saber ni quién es Jorge Falconi, ni a lo que venían, aunque se mostraron dispuestos al pillaje y vandalismo.

Sospechosamente, Urueta Moha jamás armó una manifestación contra Chely o Satanás y más sospechoso resulta el hecho de que entre los manifestantes se encuentra Carlos González, sobrino de Enrique Iván González que fuera incrustado en el sindicato por el mismísimo Satanás.

Por su parte, los trabajadores prisioneros en el Ayuntamiento se encuentran sin agua ni alimento, familiares suyos han tratado de entregarles comida, pero los manifestantes se las arrebatan y la consumen burlándose de quienes se encuentran en el interior.

Hay que subrayar que los prisioneros no son solamente empleados de confianza, porque hay muchos sindicalizados que se quejan amargamente señalando: “pinche sindicato me descuenta $180, más los muertos de cada quincena, son $250 para comprar la soga con que me están ahorcando mis propios compañeros”.

Sin embargo, todo parece indicar que se trata de una sucia artimaña, orquestada desde muy arriba con el afán de desestabilizar la administración actual, tal como lo hicieron en días pasados al traer hasta Carmen con gastos pagados a los padres de los muertos en el News Divine para enfrentarlos a Gutiérrez Lazarus.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...