Real Madrid venció 2-0 al Inter, en un partido de dos equipos clasificados a los octavos de final de la Champions League pero en juego estaba el primer lugar del Grupo D.

Un primer tiempo de idas y venidas hacia ambas áreas, pero la diferencia llegó al minuto 17 con un golazo del Real Madrid cuando Toni Kroos mandó un zapatazo desde afuera del área, el alemán cruzó dejó sin posibilidades al arquero Handanovic del Inter que se lanzó pero fue imposible detener ese disparo.

La polémica llegó al minuto 22 cuando Vinícius cayó en el área, el brasileño encaró a Dumfries, se lo sacó de encima y provocó el contacto. El árbitro aseguró que el madridista se aventó y no marcó penal.

El primer tiempo se fue con la ventaja por la mínima para el Real Madrid, para el segundo tiempo el Inter continuó buscando el empate, pero no logró concretar lo que generó desesperación entre los italianos, al 61 llegó una inaudita jugada cuando Nicolò Barella perdió la cabeza y tiró un puñetazo a Militao por lo que se fue expulsado dejando a su equipo con 10 hombres en la cancha.