Duro y Tupido

Continúa oleada de corrupción en administración de Pablo Gutiérrez Lázarus

Cacha la  Controlaría  Superior del  Estado, malos manejos  por  más de  30 millones de pesos. El jefe de  Recursos Materiales, Enrique Gómez Acosta, inflaba compras.

Continua  la oleada de corrupción en la actual administración  del alcalde panista  Pablo Gutiérrez Lazarus, funcionarios de  su entera  confianza  siguen cayendo como mosca por  acciones fraudulentas  que dejan mal parado al municipio. Enrique Gómez  Acosta  Jefe de Recursos Materiales  fue notificado y separado de su cargo al detectársele  en  auditoría  oficial, actos fraudulentos superiores a los   30 millones de pesos.

La Auditoría General del  Estado, notificó que el citado funcionario recibió la notificación de inhabilitación del cargo y que estaba   sujeto a  investigación por las irregularidades   encontradas  en el pago de   facturas de servicios y  diversos materiales de cómputo, vehicular entre otros.

En la revisión de  cuentas  por los auditores, se detectaron que la comuna  había pagado  facturas por productos  cuyo costos  habían sido considerados cuatro veces más caros de los precios  del mercado, lo que presupone  que el funcionario del  alcalde  se entendía con varios provedores a los que les pedía facturas con costos triplicados del valor real  para luego recibir  altas comisiones.

Se detectó  que se habían pagado  más de  30 millones de pesos  en este sentido, aunque  aún se continúan revisando  más  documentación por lo que el monto podía   ser muchísimo  más. Del asunto  también tomó cartas la  contraloría interna municipal que encabeza  Lourdes  Sobeyda Turruco Selem.

Algunos regidores  priistas  hicieron el comentario de  que Gómez  Acosta  podría ser  solo uno de los operadores del  alcalde para efecto de que a través de ese negativo proceder  obtuvieran recursos  para financiar su campaña en busca de su  reelección al  cargo.

ANTECEDENTES

Este caso se  suma a los  anteriores  escándalos de la  actual administración  entre los  que figura  el desvío de 100 millones de pesos orquestados por su ex tesorero y ex contralor, caso que hasta la fecha permanece  parado y que el propio alcalde  denunció como abuso de confianza  a fin de lavarse  las manos  y salir librado.

El    ex  contralor José María Pérez Vega, quien fue cesado justamente en febrero  del  2017   junto con el extesorero, Carlos Arturo Flores Olán, aún permanecen  en libertad  y  el caso descansa  en el sueño de los justos

To Top