En Campeche, de los casi 3 mil sitios que construyeron los mayas, entre vestigios de ciudades y centros ceremoniales, menos de la tercera parte ha sido registrado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

“Promedio de sitios registrados hasta ahora, a través del Proyecto Atlas Arqueológico de Campeche es de un promedio de 900 sitios. Hay muchos más, seguramente el doble o el triple”, indicó Antonio Benavides, director del Centro INAH-Campeche.

La mayoría de esos vestigios se encuentran en lugares de difícil acceso o incomunicados, muchos sepultados por la selva.

“Hay muchos espacios en la entidad campechana que no se conocen. No hay carreteras. No hay poblados. No hay líneas de transmisión eléctrica. No hay ferrovías”, explicó Antonio Benavides, director del Centro INAH-Campeche.

En contraste, hay un abanico de posibilidades para adentrarse en el todavía enigmático mundo maya.

Una es el Sendero del Río Bec, en donde las ciudades mayas de Becán, Chicanná, Xpujil y Hormiguero, están abiertas al público.

Otra es la ruta Puuc con las ciudades mayas de Chunhuhub, Tohcok, Xcalumkín, Kankí y Edzná, que es una de las más importantes en toda el área ocupada por ese pueblo y que destaca por su Templo de los 5 pisos.

Igualmente se puede recorrer la gran urbe maya de Calakmul, conocida como el reino de Kaan o Serpiente y localizada en el sureste campechano.

Con el Atlas Arqueológico de Campeche se podrá tener a la mano valiosa información sobre el legado que los mayas dejaron a México y al mundo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*