Campeche

Celebran Al Cristo Negro

Por más de cinco horas se vivió el júbilo y una enorme devoción religiosa al pasear por tierra al “campechano milagroso”, el Cristo Negro Señor de San Román, quien ajustará 450 años de haber llegado a estas tierras y, por ello, ayer se revivió una de las fiestas y tradiciones católicas más importantes en el Estado.

Desde muy temprano, los campechanos se dieron cita en la iglesia de San Román para ser testigos y formar parte de la gran fiesta en honor al Cristo Negro, una de las imágenes más veneradas que se tiene en la entidad.

En su mayoría adultos y algunos pocos jóvenes, con gran devoción participaron en la primera misa oficiada a las 07:00 horas, y conforme pasaban los minutos, cada vez llegaba más gente para admirar, y aprovechar el último instante para tocar y besar la imagen y, posteriormente, sumarse al recorrido por tierra, considerándose como un acto histórico dado los sitios que estaría visitando.

Con el repicar de las campanas, la imagen del Cristo Negro salió a las 08:30 de la iglesia de San Román, acompañada de una valla de jóvenes católicos que lo custodiaban con una gran soga amarilla, mientras se escuchaba la música católica que estaría amenizando todo el trayecto, y entre aplausos y expresiones de “Viva el Cristo Negro de San Román”, se daba muestra de la gran devoción y fe que se le tiene.

Las mujeres con flores en mano, sus rosarios y muchas con sus sombrillas por los intensos rayos de sol que en esos momentos ya se dejaba sentir, fueron acompañando al Cristo Negro por todo el recorrido, cuyo derrotero fue tomar el Malecón de la Ciudad, hasta llegar a la calle 59 del Centro y cruzar la avenida 16 de Septiembre hasta llegar a la Plaza de la República donde se oficiaría una misa en su honor.

Desde que salió del santuario, doña Delta Uc Can, sanrromanera, que portaba una blusa morada, pantalón negro, sandalias negras, bulto negro y unas réplica con material reciclado de unas maracas, vivía esta gran fiesta, cantando, bailando y animando a la gente a participar con gran devoción en esta actividad religiosa, durante las cinco horas, doña Delta Uc no dejó de disfrutar este momento, y el motivo era porque se lo había prometido al Cristo, porque había estado enferma de chikungunya y no se podía mover y “le pedí que me dejara estar bien, y hoy estoy aquí, agradeciéndole, yo vivo y disfruto esta fiesta”.

Mientras llegaba a la Plaza de la República, ya en el Malecón causó la expectación por gente y turistas que en esos momentos hacían deporte, de los participantes de la carrera del IEEA o se encontraba desayunando en conocidos hoteles, quienes no dejaron pasar la oportunidad de conocer y captar con sus cámaras fotográficas o celulares, esta gran fiesta católica.

Al llegar la imagen a la Plaza de la República, ya otra gran cantidad de fieles católicos la esperaban, algunos resguardados debajo de los árboles para no quemarse del fuerte sol, mientras otros asumían este sacrificio protegiéndose de las sombrillas.

La fiesta se incrementó en este momento, los cánticos y alabanzas continuaban firmes, sin detenerse. A lo lejos, doña Eutimia Caamal, en su silla de ruedas, y en sus manos una réplica en miniatura del Cristo Negro, adornada con flores, esperaban la llegada de la imagen original para dar gracias de seguir con vida.

Todos a la expectativa veían como la imagen era bajada de la plataforma de la grúa en la que fue transportada, esperando que no fuera a ocurrir ningún accidente.

En punto de las 10:00 horas, el Obispo de Campeche, quien hasta ese momento se sumó al Paseo, ofició la celebración eucarística. Para ese momento, más campechanos habían llegado a escuchar la misa sin importar el intenso calor. Las sombrillas de múltiples colores habían invadido el lugar.

Al terminar la misa comenzaron a repicar las campanas de la Catedral, anunciando un gran acontecimiento.

Tras varios minutos, en lo que la imagen era cargada en hombros por varios hombres, salió por la Puerta de Tierra, custodiada nuevamente por los jóvenes, tomando la calle 8 del Centro, para dirigirse a la Catedral de Campeche, en donde una multitud aguardaba, con globos blancos y amarillos, y ya la imagen de la Santísima Concepción se encontraba en el atrio de la Iglesia.

El encuentro del hijo (Cristo Negro) con su madre (Santísima Concepción), causó emoción entre los católicos. Lágrimas fueron derramadas por las mujeres, mientras soltaban sus globos. Ahí, la misma comunidad oró porque la paz reine en el mundo, en donde todos aporten su grano de arena, donde cada vez más se evite la violencia e inunde el amor.

No tardó este encuentro, sobre todo, por lo que representaba cargar en hombros la imagen, y fue ahí, ante la gran devoción, que el Obispo de Campeche, quien estaba considerado oficiar la misa de las 12:00 horas en la Catedral, al ver el gran entusiasmo y la gran fe de los campechanos, se sumó al Paseo, tomándose la calle 10 del Centro con rumbo a la iglesia de San Román.

Los turistas, la gente que estaba paseando o comprando en el Centro, así como los dueños de los negocios, salían a vivir y venerar a la imagen.

Al llegar a la calle 61, a las 11:40 horas, el Obispo de Campeche junto con los párrocos y el rector del santuario de San Román, aceptaron la estafeta de apoyar a aquellos hombres jóvenes y no tan jóvenes, que por varios minutos habían estado cargando la gran pesada imagen del Cristo Negro.

Al llegar hasta el cruce de los semáforos, nuevamente hubo el cambio de estafeta, ahora era el grupo uno, quien sin importar el gran esfuerzo, llevaba con el mayor cuidado a la imagen.

El derrotero contempló igual la calle 12 del barrio de San Román, y a lo lejos, ya se escuchaba el repicar de las campanas, mientras la iglesia ya estaba llena de feligreses aguardando sus lugares para no perderse este gran acontecimiento de regresar a su trono al Cristo Negro.

Fue hasta las 13:10 horas, tras cinco horas de haber salido del santuario, que el Cristo Negro regresó a su altar, entre aplausos, cánticos y gritos de júbilo como “Viva el Cristo Negro, Señor de San Román”, Viva el Cristo Negro.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*

To Top