La aparición en Jalisco de nuevas cepas del virus SARS-CoV2 es investigada por expertos de la Universidad de Guadalajara ante la presunción de que dicha mutación pueda ser local, o mexicana, y no necesariamente una de las variaciones sudafricanas o brasileña.

De acuerdo con la doctora Natali Vega Magaña, jefa del Laboratorio de Diagnóstico de Enfermedades Emergentes y Reemergentes (LaDEER) de la Universidad de Guadalajara, dijo que el hallazgo de estas mutaciones en Jalisco son parte del trabajo que realizan en tiempo real para detectar dichos cambios en la enfermedad.

La doctora explicó que de pruebas de SARS-CoV-2 realizadas en el estado, se hicieron muestras para encontrar si estaba presente la mutación E484K.

Para este trabajo se marcan con colores las mutaciones para ser diferenciadas de la base normal.

De les cuatro pacientes que presentaron mutaciones, uno de ellos tuvo contacto con otra persona en Puerto Vallarta, Jalisco, mientras que otros dos dijeron no haber tenido contacto con extranjeros recientemente.

La académica dijo que la mutación detectada en el laboratorio universitario se ha asociado con las variantes brasileña y sudafricana de la enfermedad, pero fue enfática al señalar que la mutación detectada por la UdeG no necesariamente conforma que los pacientes se hayan contagiado con dichas variantes.

Explicó que seguirán investigando a profundidad para confirmar si los casos son de mutaciones extranjeras, o una variante local.

“Tenemos que hacer más estudios. Lo que podemos confirmar es que sí detectamos la mutación E484K, y esto es un hallazgo importante, ya que no había sido reportada en México. Sin embargo, se requieren estudios más profundos como la secuenciación, así como el análisis de más muestras positivas para determinar la prevalencia de esa mutación en Jalisco”.