El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, avisó este miércoles que su Gobierno no permitirá a extranjeros explotar litio aunque tengan concesiones previas.

El mandatario criticó la reciente aprobación de la fusión entre la empresa Bacanora Lithium, con sede en Reino Unido, y la china Ganfeng Lithium para explotar el mineral en el estado de Sonora, donde se estima que hay uno de los yacimientos más grandes del mundo.

Cuando se entregaron esas concesiones, no era litio, era para la explotación de minerales y el litio es otra cosa. Es un mineral estratégico y es de la nación, no es como el oro, no es como la plata, no es como el cobre, es otra cosa”, declaró el presidente en su rueda de prensa diaria.

López Obrador recordó que su iniciativa de reforma energética, enviada en septiembre pasado al Congreso, propone la nacionalización total del litio, considerado el mineral del futuro por su utilidad para la energía renovable y las baterías.

Aunque había prometido respetar las concesiones otorgadas en sexenios pasados, ahora argumentó que los permisos de explotación minera no se dieron para litio, sino para otros minerales.

Además, adelanto, vamos a crear una empresa de la nación, de México, para el litio, entonces no queremos ser territorio de conflicto de potencias, ni Rusia, ni China, ni Estados Unidos. México, nuestra soberanía”, manifestó.

El mandatario arremetió contra la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), el órgano autónomo antimonopolios, por aprobar la concentración de las empresas mineras en Bacanora, Sonora.

La Cofece ha argumentado que “la Constitución y sus leyes reglamentarias permiten inversión nacional e internacional en el mercado de la concentración analizada”.

Pero el presidente respondió que “amerita hasta una investigación a quienes dieron ese permiso, esa autorización”.

“¿Cómo en sigilo llevan a cabo esta operación y comprometen el litio nuestro?”, cuestionó.

De acuerdo con Bacanora Lithum, la empresa tiene una concesión que le permitirá extraer 35 mil toneladas por año de carbonato de litio.

En total, el proyecto tiene 8.8 millones de toneladas equivalentes del mineral con reservas que durarían 250 años.

Aun así, el mandatario consideró que el mineral “tiene que ver más con un recurso de la nación estratégico, como el petróleo”.

“No, el litio lo va a explotar la nación. El litio ya, para que se entienda bien, no es ni siquiera del Gobierno o del Estado, el litio es del pueblo y de la nación mexicana”, concluyó.