El Senado de la República aprobó una reforma para tipificar como violencia física en contra de las mujeres los ataques con ácido u otras sustancias químicas.

El proyecto, aprobado con 105 votos a favor y enviado a la Cámara de Diputados, reforma el artículo 6 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Con ello, se establece que “la violencia física en contra de las mujeres incluye las agresiones mediante el uso de ácido o sustancia corrosiva, cáustica, irritante, tóxica o inflamable o cualquier otra que, en determinadas condiciones, pueda provocar o no lesiones ya sean internas, externas, o ambas, en lugar de acotarlas sólo a productos corrosivos o tóxicos”.

Las y los legisladores destacaron que este tipo de ataques han aumentado en los últimos 10 años. Sin embargo, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia no lo regula.

La senadora María Merced González González, de Morena, afirmó que este tipo de violencia “busca desfigurar a las mujeres y marcarlas de por vida con lesiones visibles y permanentes que traen consigo un gran daño físico y psicológico”.

“Este tipo de violencia contra las mujeres nos debe horrorizar y no podemos permitir la normalización de conductas tan detestables que reflejen una sociedad machista y misógina”, añadió.

Te puede interesar | Develan mural en homenaje a víctimas de feminicidio en México

A su vez, la senadora de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo, calificó estos actos como abominables y detalló que 90% de los ataques de ácido fue cometido por las parejas de las víctimas o alguien que tenía una relación sentimental cercana a ellas.

“Esto está pasando porque seguimos teniendo una sociedad que alienta a los hombres a creernos suyas, a lastimarnos y a violentarnos. Pero también esto pasa por la impunidad. Porque la principal aliada de la violencia en contra de las mujeres es la impunidad. Porque en este país se asesina a una mujer, ¿por qué? Porque se puede”, denunció Delgadillo.

La senadora Martha Lucía Micher Camarena, presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género, refirió que en México la edad promedio de mujeres que sufren estos hechos de violencia oscila entre los 20 y 30 años. “Estos hechos de violencia conllevan una altísima carga simbólica que pretende marcar de por vida a la víctima”, aseveró Micher.

Además, denunció que la violencia de género “mata” a las mujeres y ésta también existe en los hogares; la violencia de género, afirmó, impone una condena social que se refleja “como una marca de posesión” y que conlleva a agresiones cometidas premeditadamente. “Por eso la violencia se llama violencia contra las mujeres: porque el agresor sabe a quién dirigirla, cuándo hacerla, en qué momento lo puede hacer”, subrayó la senadora.

Este tipo de violencia ha marcado a varias mujeres como la saxofonista oaxaqueña María Elena Ríos Ortiz, quien sufrió quemaduras luego de ser rociada con ácido sulfúrico en septiembre de 2019. Los autores materiales fueron detenidos en 2019 y se acusa de agresores intelectuales al ex diputado del PRI, Juan Antonio Vera Carrizal y a su hijo, Juan Antonio Vera Hernández. Desde la agresión, María Elena Ríos ha tenido que someterse a diversas cirugías y rehabilitación constante.

A este caso se suman más, como el de Esmeralda Millán, que tenía 23 años en diciembre de 2018, cuando fue atacada con ácido en Puebla.