Existen maestros que son tan buenos a la hora de impartir su clase que, ya sea por su carisma, simplemente por su forma de ser o por ayudar a los estudiantes en todo momento, se ganan el cariño de sus alumnos.

Bien dicen que amor con amor se paga y justo eso fue lo hicieron estos chicos, que al saber que su maestra tenía problemas para pagar el tratamiento para el cáncer de su hijo, decidieron juntar algo de dinero y regalárselo para apoyarla con los gastos de la quimioterapia.

A través de un video que se popularizó en Internet, se dio a conocer el gran corazón de un grupo de jóvenes que demostraron su solidaridad y empatía con su maestra al organizarse y juntar un poco de dinero para apoyarla en esos momentos tan difíciles.

La grabación comienza en el salón de clases, donde mientras la maestra explica un tema, se ve a un chico pasar unas hojas con el siguiente texto:

Ella es nuestra profesora y su hijo va a morir, le diagnosticaron cáncer y nosotros queremos ayudar.

Al darse cuenta de que algunos alumnos no estaban prestando atención a su clase, la maestra les pregunta “¿qué sucede?”, a lo que de inmediato los chicos le piden que si, por favor, puede permitirles hablar con ella un segundo.

Accediendo a la petición de los estudiantes, mientras un chico le tapaba los ojos a la mujer, todos se reunieron al frente del aula para entregarle la sorpresa. Antes de destaparle los ojos, una alumna puso un martillo en sus manos y casi de inmediato acercaron a la maestra al escritorio, donde tenían una alcancía en forma de cerdito.

Animada por los gritos de los chicos, la mujer procede a romper la alcancía con el martillo, para descubrir que dentro se encontraba el dinero que ella necesitaba para pagar las quimioterapias de su hijo.

La sorpresa no terminó ahí, ya que en el video se ve a una chica sacar algunos peluches de su mochila, que le pidieron a la maestra le entregara a su pequeño para que no se sintiera solo en su estancia en el hospital.

El noble gesto de los alumnos hacia su maestra conmovió a todos los usuarios en redes sociales, quienes han logrado que el video cuente con más de 20 millones de reproducciones y han hecho miles de comentarios aplaudiendo la buena acción de los chicos.

Aunque hubo quienes pusieron en duda la veracidad del video y aseguraron que se trataba de un experimento social, muchas personas aseguraron que este tipo de grabaciones y acciones ayudan a concientizar a los jóvenes.