Después de la Procuraduría Federal del Consumidos (Profeco) dio a conocer que tendría en la mira a las sopas instantáneas para retirarlas del mercado debido a su bajo nivel nutrimental, alta cantidad de sodio y las calorías que aportan como alimento, los mexicanos no hicieron esperar los memes en reacción al anuncio.

El titular de la dependencia, Ricardo Sheffield, adelantó que el número correspondiente a octubre de la Revista del Consumidor presentará un estudio de calidad sobre 33 marcas de este tipo de sopas.

“Uno de los análisis que realizamos tiene que ver con estas sopas instantáneas que se han vuelto muy populares en el país, que las usan mucho para matar el hambre (…) hay que tener cuidado, no vayan a matar más que el hambre”, declaró el funcionario.

Mencionó que se realizaron alrededor de 363 pruebas para obtener un resultado concreto sobre cuáles podrían ser retiradas de los estantes de tiendas y mercados, ya sea por información incompleto o engañosa, así como los materiales con los que están hechos sus empaques, mismos que representan un elevado riesgo para la salud de los consumidores.

“Sí, sin lugar a duda, por lo menos dos productos van a ser retirados del mercado, por cierto, ambos importados”, detalló Sheffield.

Entre las enfermedades que pueden causar las sopas instantáneas se encuentra el dolor de cabeza, taquicardia, sofocación, adormecimiento en la boca, entre otras, pues su baja nutrición por porción, exceso de sodio y sus diversos componentes no son una buena opción alimentaria para los humanos.

Esta información causó un impacto entre los ávidos consumidores de sopas instantáneas, ya sea por gusto o necesidad, quienes mostraron su tristeza, enojo y descontento por las declaraciones del director de la Profeco por medio de mensajes en redes sociales y, por supuesto, memes.

Cierto sector de los cibernautas se lanzaron contra la procuraduría por buscar la prohibición de este producto en lugar de eliminar drogas legales, como el alcohol y el cigarro, de las tiendas y restaurantes.

También estuvieron aquellos con pocas cualidades culinarias, quienes ya no sabrán qué hacer para comer luego de que este alimento procesado quede fuera del mercado, pues su facilidad de preparación les ayuda a salir de un apuro a cualquier hora que les diera hambre.

Las citas románticas, donde el plato principal era una de estas sopas, también dejarán de existir para los usuarios. Otro motivo de pesar será la muerte de una receta milenaria entre los mexicanos, la cual incluye este producto, con limón y salsa picante.

Aunque para otras personas, la información aportada por la Profeco no le importó mucho, pues expresaron que preferirían tener mala salud antes de dejar de consumirlas, ya que su sabor y versatilidad en la cocina eran su mayor deseo.

No podían faltar las subastas y un exhorto a comprar todas las sopas instantáneas antes de que sean retiradas del mercado. Algunos usuarios se mofaron de esta situación y aprovecharon para pedir miles de pesos y hasta autos por una de ellas.

Finalmente, algunos anunciaron que se encontraban comiendo su última sopa. Mientras que otros decidieron “contrabandearlas” en cuanto comience el desabasto, aunque sean perseguidos por las autoridades.