El presidente ruso Vladimir Putin puso en alerta las fuerzas de disuasión nuclear rusas en respuesta a lo que describió como “agresión” por parte de la OTAN.

La medida -que no significa que Rusia tenga intenciones de usar estas armas- ha sido condenada ampliamente por la comunidad internacional.

Estados Unidos la calificó de “totalmente inaceptable”, y el jefe de la OTAN la describió como “peligrosa” e “irresponsable”.

Intesificación de la ofensiva

Según explica Frank Gardner, corresponsal de seguridad de la BBC, es una señal tanto de la ira del presidente Putin por las sanciones de Occidente como de su persistente paranoia de que su país está bajo la amenaza de la OTAN.

Su anuncio ciertamente llamó la atención de Occidente.

Este tipo de escalada es exactamente lo que temían los encargados de diseñar los operativos militares de la OTAN y es por eso que la alianza ha anunciado repetidamente que no enviará tropas para ayudar a Ucrania a repeler a los invasores rusos