La familia de Osama bin Laden, cerebro del atentado terrorista del 11 de septiembre (11-S) de 2001 en Estados Unidos, donó un millón de libras esterlinas (1,19 millones de dólares) a la fundación benéfica del príncipe Carlos, heredero del trono británico, según informó The Sunday Times.

Aunque no hay indicios de que los miembros de la familia saudita bin Laden hayan actuado mal, la revelación aumenta el escrutinio sobre las organizaciones benéficas del príncipe de 73 años, que se han visto sacudidas por acusaciones de delitos.

¿Príncipe Cralos aceptó la donación?
Varios de sus asesores instaron al heredero a no aceptar la donación del patriarca de la familia Bakr bin Laden y de su hermano Shafiq, medio hermanos del líder terrorista Osama, según fuentes citadas por el periódico.

Sin embargo, Carlos aceptó la donación al Fondo Benéfico Príncipe de Gales (PWCF) cuando se reunió con Bakr, de 76 años, en Clarence House, Londres, en 2013, a pesar de las objeciones de los asesores del fideicomiso y de su oficina, informó el periódico.

Ian Cheshire, presidente de PWCF, dijo que la donación fue acordada por los cinco fideicomisarios en ese momento.

Donaciones de la familia bin Laden y otros escándalos de la fundación
En febrero, la policía británica inició una investigación sobre otra de las fundaciones benéficas de Carlos por un escándalo de dinero a cambio de honores en el que estaba implicado un empresario saudita.

El director de la Fundación del Príncipe dimitió el año pasado tras una investigación interna sobre las acusaciones.

Michael Fawcett, director general de la fundación, había aceptado inicialmente suspender sus funciones tras las revelaciones de la prensa sobre sus vínculos con un ciudadano saudita.

El hombre, el magnate Mahfouz Marei Mubarak bin Mahfouz, había donado grandes sumas a proyectos de restauración de especial interés para el sucesor.

Fawcett, antiguo ayudante de cámara del príncipe de Gales, y cercano al heredero de la reina Isabel II desde hace décadas, habría coordinado los esfuerzos para conceder un honor real e incluso la ciudadanía británica a Mahfouz.

Mahfouz niega haber hecho algo malo.
La Comisión de Organizaciones Benéficas, que registra y supervisa estos organismos en Inglaterra y Gales, dijo en noviembre que había abierto una investigación formal sobre las donaciones recibidas por el fideicomiso benéfico de Mahfouz destinadas a la fundación del sucesor.

La Fundación fue creada en 1986, y no está regulada por la Comisión de Organizaciones Benéficas, sino que está registrada en el organismo escocés de regulación de organizaciones benéficas.

El organismo escocés lanzó su propia investigación en septiembre para determinar si la fundación aceptó dinero en efectivo de un banquero ruso previamente condenado por blanqueo de capitales.