En Holanda, la policía informó este domingo de que detuvo a 19 personas tras una segunda noche de protestas violentas contra las últimas medidas sanitarias decididas por el Gobierno para tratar de frenar una nueva ola de COVID-19.

En La Haya, varios policías antidisturbios cargaron contra grupos de manifestantes que les lanzaban piedras y otros objetos en un barrio popular, y utilizaron un cañón de agua para apagar un incendio de bicicletas en una intersección de calles muy frecuentada, explicó en un comunicado la policía de Holanda.

La policía efectuó un total de “19 detenciones por proferir insultos, entre otras cosas”, añade el texto de las violentas manifestaciones causadas en medio de la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19.

Durante los enfrentamientos en Holanda, los antidisturbios sacaron a una mujer de un automóvil cuyos ocupantes habían gritado insultos contra la policía y la subieron a una camioneta, constató un periodista de la AFP.

Las protestas contra las restricciones sanitarias por la pandemia de COVID-19 nuevamente degeneraron en disturbios el sábado de noche, en La Haya en particular, donde cinco efectivos de la policía resultaron heridos.

Un día antes, la violencia registrada en la ciudad-puerto de Róterdam desembocó en la detención de 51 detenidos y tres heridos de bala.

A causa de las medidas contra el COVID, también hubo actos violentos en Urk, una pequeña ciudad protestante ubicada en el centro de Holanda, y en varias localidades de la provincia de Limburgo (sur).