La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) detalló su plan para que la Estación Espacial Internacional (EEI) siga orbitando la Tierra hasta finalizar el año 2030 para estrellarse en el Océano Pacífico, cuando la nave culmine sus funciones como captar imágenes espaciales.

De esta forma, las plataformas espaciales de las empresas privadas, tales como SpaceX, propiedad de Elon Musk, podrán tener vía libre para continuar con la misión de la EEI, la cual ha estado en operación durante 23 años de manera ininterrumpida.

“Nuestro plan integral para garantizar una transición sin problemas a los destinos comerciales después del retiro de la Estación Espacial Internacional en 2030 (…) el sector privado es técnica y financieramente capaz de desarrollar y operar destinos comerciales de órbita terrestre baja, con la asistencia de la NASA”.

El plan completo de la NASA para retirar la EEI del cielo

A través del Informe de Transición de la Estación Espacial Internacional, la NASA detalló que cuando la EEI deje de funcionar, entrará de “manera segura” en la atmósfera terrestre y caerá en el Área Deshabitada Oceánica del Pacífico Sur, entre Nueva Zelanda y la Antártida.

El sitio exacto en el que caerá la ISS, por sus siglas en inglés, es conocido como Punto Nemo, conocido así por el Capitán Nemo, personaje de la novela Veinte mil leguas de viaje submarino de Julio Verne. Este punto sirve como cementerio submarino desde 1971.

La razón por la que la estación sería retirada de sus funciones es porque tan sólo le quedan ocho años de vida activa, los cuales serán decisivos para los planes de colonización de otros planetas y para seguir impulsando los avances científicos.