Espectáculos

El hombre que estaba en problemas económicos y pasaba su tiempo en cafés escribiendo ‘El Juego del Calamar’

El hombre que estaba en problemas económicos y pasaba su tiempo en cafés escribiendo ‘El Juego del Calamar’

Parece ser que todo el mundo está hablando de la serie de Netflix El Juego del Calamar (Squid Game, 2021), un drama coreano que hace una crítica a la ambición humana y la diferencia de oportunidades que las diferentes clases sociales experimentan.

La serie muestra cómo 456 personas en una situación económica insostenible compiten en juegos infantiles altamente mortales para ganar un premio económico que podría cambiarles la vida y destruirles por completo la humanidad en el proceso.

En las dos semanas desde su estreno, la serie ha cautivado al público en un fenómeno que no se veía desde los buenos tiempos de Juego de Tronos (Game of Thrones, 2011) y ha despertado debates entre quienes la ven como una crítica sagaz contra la fragilidad de la moralidad humana y quienes señalan que su violencia es un reflejo de una falta de valores en la sociedad actual.

¿Quién creó “El Juego del Calamar”?

“¿Quién es la mente detrás de los crueles juegos?” Muchos de nosotros nos hicimos esta pregunta durante los nueve episodios de la serie de Netflix (cuya respuesta nos dio una excelente vuelta de tuerca).

La realidad es que El Juego del Calamar es un proyecto de Hwang Dong-hyuk, su creador y director, quien estuvo desarrollando su idea por casi una década.

En una entrevista para el portal NME, Hwang compartió que escribió la trama original como un guion de película en 2009, pero que debido a la compleja trama nadie quería ayudar a producirla. Fue rechazado varias veces hasta que Netflix decidió apostar por la serie.

El autor se inspiró en diversos mangas y en los juegos coreanos infantiles de los años 70 y 80. De hecho, el icónico robot se basó en un personaje de los libros de texto de primaria de la época.

“Cuando comencé, yo también estaba en apuros económicos y pasaba mucho tiempo en manhwabang (café de mangas en Corea) leyendo cómics como Battle Royale y Liar Game.

Llegué a preguntarme cómo me sentiría si yo participara en juegos así. Pero encontré que las dinámicas eran demasiado complejas, y para mi propio trabajo me enfoqué en usar juegos para niños”, le dijo Hwang a Variety en una entrevista.

El creador terminó de escribir el guion en 2009, pero no pudo ponerlo en marcha porque no lograba encontrar inversionistas, casas productoras o actores que quisieran apoyar su proyecto.

En esa época, según dice Hwang en diversas entrevistas, las personas del medio consideraban que la trama de El Juego del Calamar era demasiado violenta, compleja y lo más importante, poco comercial, ya que no era apta para la televisión coreana que tiende a ser muy orientada a la familia.Pasaron 10 años y Hwang vio el aumento de la deuda en las casas coreanas, donde los encuentros con prestamistas y agiotistas es cada vez más común.

El creador se convenció que era momento de intentar de nuevo con su guion de juegos infantiles. Por suerte, ahora Netflix era el servicio de streaming más popular del mundo y eso le permitió tener la libertad creativa que necesitaba.

“Es una historia triste. Pero la razón por la que volví al proyecto es porque el mundo de hoy en día se ha transformado en un lugar donde estas increíbles historias de supervivencia son tan comunes”, dijo el director al sitio coreano Chosun.

No todo fue miel sobre hojuelas para El Juego del Calamar. Su filmación tuvo que ser detenida varios meses debido a la pandemia de COVID-19 y cuando se estrenó recibió acusaciones de plagio, especialmente por el primer capítulo que, según dicen los detractores, tiene muchas similitudes con la película japonesa As the Gods Will de 2014. Sin embargo, Hwang se ha defendido diciendo que él escribió su guion en 2009 y que el parecido fue coincidencia.

Por otro lado, la serie también recibió críticas por supuestamente tener una opinión desactualizada y misógina, en teoría por reforzar estereotipos de la “mujer seductora y tramposa”, el “anciano inútil” y los inmigrantes.

El director aseveró que escribió la historia como “alegoría o fábula sobre la sociedad capitalista moderna”. Ciertamente, El Juego del Calamar tiene un tono muy similar con la película coreana ganadora del Oscar de 2019 Parasites.

Como él mismo reveló en Variety: “Escribir (El Juego del Calamar) fue más difícil de lo normal para mí, ya que era una serie, no una película. Me tomó seis meses escribir y reescribir los dos primeros episodios. Luego consulté verbalmente con amigos y sacar tips para mejorar”.

Tampoco se trata de una historia de pobreza extrema por parte del director.

Mientras lograba encontrar la productora perfecta para su serie, Hwang escribió y dirigió la película de 2011 sobre abusos sexuales Silenced, adaptó y dirigió la película de acción histórica The Fortress en 2017. También fue el guionista de la comedia musical nostálgica Miss Granny que ha sido adaptada por siete países.

Sin embargo, podemos admirar la perseverancia de Hwang para sacar adelante un proyecto pasión y esperar hasta encontrar al socio perfecto que le ayudará a cumplir con su visión.  ¿Cuánto es 45,600 millones de wones a pesos mexicanos?

Desde su estreno el 17 de septiembre, El Juego del Calamar se convirtió en el primer K-drama en calificar como el mejor programa de Netflix en Estados Unidos.

La fantasía distópica de la serie ha sido increíblemente bien recibida por el público, ya sea porque para algunos su premisa no es tan descabellada o porque como dicen otros, es una exageración descarnada de un problema real.

Lo cierto es que Netflix sabe que “metió un gol” con este programa coreano