Marcelo Ebrard -el falso izquierdista-, hoy está pagando sus abusos del ayer. La política, y la vida, le enseñan que tarde o temprano las facturas se cobran cuando se actúa como canalla, con soberbia y con desprecio a los demás.

Hoy, muchos ven a Marcelo Ebrard tras las rejas. Por eso busca diputación federal, porque a pesar de que la palabra “fuero” fue desechada en 2013 por el poder legislativo, fue sustituida, a cambio, por “inmunidad”, lo cual otorga todavía protección legal a diputados y senadores que sean acusados ante la justicia.

Hoy, Marcelo Ebrard debe responder por la fallida Línea 12 del Metro, y más: ha sido apuñalado por la espalda por quien era su tercera opción para sucederlo: ese híbrido llamado Miguel Ángel Mancera, moderno Judas de su ex jefe, del PRD y de la izquierda mexicana.

Hoy, Marcelo Ebrard conoce ya el amargo sabor del abuso del poder, cuando le fue negado su derecho de hablar ante la comisión legislativa que abordó, en domingo, lo relacionado con las irregularidades en la Línea Dorada.

Hoy, Marcelo Ebrard enfrenta al aparato de poder que él mismo utilizó, durante su carrera política, para encarcelar, someter o doblar a quien se le ponía enfrente.

Sí, señor Ebrard: el que a hierro mata, a hierro muere…
¿Cuántas debe Marcelo Ebrard por sus abusos en el ejercicio del poder? Muchas. Necesitaríamos una enciclopedia para documentarlas. Basta revisar el libro Abuso del poder en México. Capítulo “El falso izquierdista” (Edit. Aguilar), para conocer, con más detalles, el rosario de atropellos que cometió cuando era priista, como jefe Gobierno del DF, como político, como ser humano.

Aquí, algunas muestras de sus abusos.

1) Ebrard consintió que se encarcelara a una inocente por el secuestro de Fernando Martí: Lorena González Hernández, quien hasta hoy permanece en prisión sin pruebas y bajo la etiqueta de “culpable fabricada”. ¿Quién operó y solapó esta canallada? Miguel Ángel Mancera, cuando era procurador de Justicia del DF. Mancera entregó a los “culpables” que Marcelo había prometido a Alejandro Martí, tras aquel lapidario “si no pueden, renuncien”. Ebrard y Mancera fabricaron culpables, y hoy Lorena paga sus abusos. Los verdaderos responsables, la banda de “Los Petriciolet”, fueron detenidos y están confesos, negando la participación de Lorena en el caso Martí. Pero Mancera debe saber que pronto se revelarán los verdaderos motivos (personales) por los que encarceló a Sergio Humberto Ortiz Juárez, “El Apá”, acusándolo de secuestrar a Martí, y de paso enviar a Lorena a prisión, aun cuando jamás se comprobó que “El Apá” y Lorena se conocieran siquiera ni, muchos menos, que participaran en el secuestro de Fernando. Mancera hoy está arriba, pero bien haría en verse en el espejo de su ex jefe Marcelo. El poder se acaba. (Sobre este caso, ver el capítulo “Mancera: el fabricante de culpables“, del libro “Abuso del poder en México”.

2) Ebrard – siempre en colusión con su procurador de Justicia Mancera-, permitió el encarcelamiento de otro inocente: el gerente del Bar-Bar, Carlos Cázares, Charly, al acusarlo durante su gobierno de…“planeación y complicidad” en grado de tentativa de homicidio en contra del futbolista Salvador Cabañas cuando, en realidad, gracias a Charly el futbolista siguió vivo. Cázares se fue preso un año. Salió enfermo (cáncer testicular). Perdió su empleo. La familia Charaf amenazada desde el GDF por asesores de Ebrard. El abuso de Marcelo. (Ver capítulo “Televisa: el poder tras el cristal”, del mismo libro).

3) La estudiante de la UNAM, Mariel Solís, fue encarcelada en julio de 2011 por, supuestamente, haber participado en el robo y homicidio del catedrático universitario Salvador Rodríguez. Todo fue un montaje, bajo un video donde se “veía claramente” a Mariel seguir hasta el banco a Rodríguez. Falso. Ante la presión de medios y opinión pública, Mariel fue liberada. Solo así.

4) En 2007, de acuerdo a cifras de la ALDF, el gobierno de Ebrard gastó…¡204 millones de pesos! en promoción de imagen, pagados, sí, por las contribuciones de los capitalinos. En 2010, la partida para gastos de publicidad alcanzó los 388 millones de pesos. Millonadas.

5) Cuando en 2008 se hizo público que sin mediar licitación, el GDF le otorgó a Comercial Mexicana (prácticamente en quiebra técnica) 2 mil 100 millones de pesos por concepto de compras de vales de fin de año para sus trabajadores, esta acción se interpretó como una especie de rescate financiero a la CM. ¿Por qué tanta benevolencia financiera hacia los centros comerciales? Resulta que Fabián y Alberto Ebrard Casaubón (fallecido en noviembre de 2010), siempre estuvieron ligados a las grandes firmas comerciales de abarrotes y domésticos. El primero fue director de Wal-Mart México. El segundo, vicepresidente senior de Bodega Aurrerá (propiedad de Wal-Mart), firma con la que Marcelo también fue generoso: se le adjudicó, a través del programa “Adultos mayores”, 3 mil 600 millones de pesos mediante tarjetas de pensión alimentaria, que se aceptaban exclusivamente en esas tiendas.

6) Más de familia: Francesca Ramos Morgan, primera esposa de Marcelo Ebrard (y ya divorciados), obtuvo un alto cargo en el GDF presidido por su ex esposo: Secretaria de Asuntos Internacionales, donde percibía un sueldo de 70 mil pesos mensuales. Es decir: los contribuyentes pagaban la pensión de Francesca. ¿Qué tal?

7) Entre 2007 y 2010 –gobierno de Ebrard-, la CDHDF reportó… ¡8,225 quejas calificadas en tendencia a violaciones a los derechos humanos cometidas por servidores públicos del DF! ¿Cómo respondió el falso izquierdista a la Comisión? Con desdén. Con indiferencia. Vaya tipo.

8) Hoy por hoy, Ebrard está en el ojo del huracán: tendrá que explicar el presunto desvío de más de 5 mil millones de pesos por sobreprecio en la construcción de la Línea 12 del Metro durante su gobierno, además de las fallas técnicas.

Abusos por todas partes, Marcelo.

Recuerde, señor Ebrard: todo se paga.

 

Hoy, Marcelo se trepa en un patético Ebrard. “No tengo dinero”, dice. No tengo casa. Ni carro. Ni perrito. Ni Mancera me queda ya. Nada tengo. Snif, snif…

Hipócrita. Eso es lo que es Marcelo Ebrard. ¿O usted, lector de esta columna, le cree a Marcelo que no tenga ni un petate para caerse muerto?

Ebrard quiere ser diputado. Busca inmunidad.

Los priistas lo quieren en la cárcel.

Hoy es visto con repudio. Con desdén.

Todo se paga, señor Ebrard.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*