Columna

ENRIQUE IVAN… NO SE VALE!!!

Quique:

Le escribo estas líneas, no al Presidente municipal, contra el que existe una campaña mediática bien estructurada y malintencionada, y, al que sus adversarios políticos, por razones que supongo, ven como un contrincante en futuras, mas no lejanas, aspiraciones.
En esta ocasión, me nace y me siento con el compromiso emocional de hacerlo, me dirijo al ser humano que conozco de toda la vida y esto dicho, sin falsas pretensiones o ánimo de adulación. Seguro estoy, que algunos de quienes lean esta sentida epístola, coincidirán conmigo, quizás no en todo, tal vez en poco, pero en algo si lo harán.

Me entristece ver el trato tan injusto que te están dando pero me duele notar, que pocos, muy contados amigos, conocidos y personas que has tratado, a quienes has ayudado desde tu época de ejercicio profesional y a través de tu carrera política, hoy, se hagan de la vista gorda, volteen a ver para otro lado y más de uno, te clave el cuchillo por la espalda. No se vale y menos lo mereces.

En particular, que he conocido de traiciones, deslealtades e ingratitudes en el ámbito del servicio público y en la vida cotidiana, la educación que recibí de mis padres y la que la misma vida me ha dado, me impide quedarme callado, por que al hacerlo, mi silencio se convertiría en cómplice de los malévolos intereses de perversas mentes que te envidian, te temen y en el fondo, hasta te admiran!

¿Quién de los lectores que están siguiendo el presente escrito y que te conocen desde la niñez, adolescencia, juventud y en la actualidad, puede acusarte de ser un hombre malo o que deliberadamente le hallas hecho daño a alguien? Objetivamente, dudo que muy pocos, menos de los dedos de una mano y eso, no me atrevería a afirmarlo.
No somos pocos los que sabemos que como estudiante, fuiste el mejor de la clase, desde tus estudios primarios hasta los de postgrado; Muchos, como pediatra, acudimos a ti con nuestros hijos y constatamos tu fidelidad al juramento de Hipócrates y tu alto sentido humano; Como amigo, siempre que has podido, la mano tendida ha estado firme, afectuosa y generosa y no me refiero a dadivas ni cosa que se le parezca, sino a la calidad humana que en ocasiones todos necesitamos y de tu parte hemos recibido.

La vida, para ti y los tuyos, no ha sido fácil. Les ha golpeado donde más le puede doler a un ser humano, mas la unión de los tuyos y la fortaleza que heredaste de tus padres, has seguido adelante y vencido los obstáculos que la podredumbre de la política rupestre, desde el más alto nivel, te ha puesto. No pudieron con la infamia legaloide que pretendieron acusarte de presuntos hechos de corrupción en tu paso como delegado de la SEMARNAT. Seguro estoy y me corto un dedo y la mitad del otro, que saldrás exonerado y hasta disculpas te pedirán por el daño moral que le causaron a los tuyos.

Una administración no se juzga al primer año y menos en las condiciones tan deplorables en que la recibiste y que estoicamente, disciplinado como pocos, has soportado; No se vale que hasta de las históricas precipitaciones pluviales te quieran culpar; Seudo gestores sociales de cuya boca, él vituperio se convierte en alabanza; Juniors ávidos de reflectores, con evidentes minusvalías emocionales y con la única pretensión de seguir enriqueciéndose costa del erario público y políticos resentidos o que ven en ti a un futuro adversario, hoy, unen sus voces para pretender crucificarte , dando los supuestos por hechos y aprovechándose del aluvión que dolosamente en las redes sociales, se ha desatado en tu contra.

Sé que el presente causará escozor, vituperio, comentarios mal intencionados y toda clase de maledicencia en mi contra, más bien vale pena recibirlo porque, al igual que todos los seres humanos, he cometido errores y tengo innumerables defectos pero nunca el de la ingratitud ni el de la deslealtad. Me acusaran de todo y como hombre aguantare vara y me creceré al castigo, a fin de cuentas, amor y comprensión lo tengo de mis hijos y esposa; de mis pocos amigos tengo su afecto y su aceptación de mi persona, de mis conocidos, respeto, mas de mis detractores de frente, que han sido muy pocos y de algún enemigo, en el caso que lo exista, les sugeriría tenerme respeto y hasta temor y esto dicho sin falsa modestia o que suene a amenaza, simple sugerencia.

Enrique Iván González López, no es ni tu primera batalla ni será la última, la gente que brilla con luz propia como tú, las personas inteligentes como siempre lo has sido, encontraran en su camino a sujetos, homínidos de la política les llamaría, que les queda a la perfección la parábola de la luciérnaga y la rana; Tienes la razón de tu lado, cuentas con ángeles que siempre te protegen y con personas como yo, que modestamente, pero con fiereza, daremos la batalla a tu lado. NO SE VALE Y NO PODRAN!!!

Por: Guillermo del Jesus Padilla Sierra

politicopaseillo.blogspot.mx

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Captcha loading...

*

To Top