Duro y Tupido

Rocio Matesanz trabaja para su familia y pregona que trabaja: Por ti y por tu familia

Desde el mandato de Felipe Calderón, la Diputada Federal Rocío Matesanz Santamaría y su esposo José Farrera han vivido de favores millonarios otorgados por el entonces Presidente de la República esto mediante Petróleos Mexicanos otorgando un contrato por 10 mil 300 millones de pesos para la renta por cinco años de una plataforma marina a una empresa creada para justificar este gasto.

A la semana de haberse asignado el contrato, las acciones de la empresa campechana fueron transferidas a dos sociedades “de gaveta” que habían sido creadas un mes antes de que Calderón asumiera la Presidencia de México en el paraíso fiscal de Islas Caimán, de acuerdo con documentos del Paradise Papers.

Con el contrato de PEMEX en la mano, aquella empresa de reciente creación se cotizó muy alto, y empezó a ser codiciada por inversionistas extranjeros que operaban desde los paraísos fiscales de las islas de Bermudas y Gran Caimán, en el Atlántico, y de Guersney, en el Canal de la Mancha. Consorcios de la India y de Inglaterra intentaron quedarse con la mayoría de la compañía.

 

La empresa que obtuvo contratos exprés al mes y medio de haber nacido se llama SeaDragon de México.
Al mes y medio de nacer, la empresa ya había ganado el contrato de la plataforma con PEMEX.

La serie de movimientos extraños en torno a la firma recién nacida, no pararon ahí.
Doce días antes de que entrara en vigor el contrato con PEMEX, el fundador y casi dueño único de SeaDragon, de México vendió el total de sus acciones en 50 mil pesos a dos empresas extranjeras sin experiencia, también recién creadas.

 

El 99% de las acciones quedaron en manos de Sea Dragon Offshore Ltd., que había sido constituida en Islas Caimán, en el domicilio de Ugland House, donde están las oficinas de otras 18 mil empresas de ‘gaveta’, que sólo existen en el papel.

El 1% restante fue para su filial SeaDragon Consulting Services Ltd., la cual se creó en Londres, en el número 34 de Park Street, que también corresponde a una oficina virtual compartida con más firmas.

Ambas empresas nacieron en la víspera de que Felipe Calderón asumiera la Presidencia. SeaDragon Consulting fue establecida el 31 de octubre de 2006, un mes antes de la toma de protesta del panista.

La venta de las acciones a las dos empresas extranjeras ‘de papel’ se realizó el 8 de junio de 2007.

Antes de que SeaDragon de México concluyera su contrato con PEMEX, volvió a obtener en febrero de 2014 una nueva asignación para rentar cinco plataformas, durante seis años, por mil 800 millones de dólares (unos 23 mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces).

 

El fundador de SeaDragon de México, José Farrera Redondo, es esposo de la actual diputada federal por el estado de Campeche, Rocío Matesanz Santamaría, quien se afilió al PAN en 2007.

También a la empresa ha estado ligada Mario Alberto Ávila Lizárraga, quien en 2009 fue candidato a Gobernador de Campeche por el PAN y luego –de 2010 a 2012- Subdirector en la Coordinación de Servicios Marinos de PEMEX Exploración y Producción y quien había recibido un depósito personal de 43 millones que hizo la actual diputada federal.

CON INFORMACIÓN DE : GRUPO REFORMA

Subir