Duro y Tupido

Duro Golpe A Policías Municipales Les Reducirán el Sueldo.

Sumado a los cientos de problemas con los que cuenta el Alcalde Municipal Pablo Gutierrez Lazarus ahora su polémica administración ya tiene una nueva víctima, se trata de los elementos de la  Dirección de Seguridad Pública, Vialidad y Tránsito Municipal (DSPVyTM), quienes verán mermadas sus quincenas en sus próximos cobros, afectando fuertemente su ya de por sí bajo salario.

Los elementos fueron notificados por la subdirectora administrativa Ada Patricia Duque Farias, quien les informó que ya no recibirán bonos ni compensaciones al salario por instrucciones del Alcalde Pablo Gutierrez Lazarus quien pretende con esto aplicar un plan de austeridad, sin embargo el personal cercano a el no han sido afectados por estas medidas, ni tampoco lo ha aplicado a su propia persona.

Irrisorio resulta la medida de presión y Amedrentación por parte de Gutierrez Lazarus en contra de los policías municipales quienes en repetidas ocasiones han alzado la voz exigiendo mejoras laborales y pagos justos.

La paranoia con la que vive el alcalde ha provocado que en repetidas ocasiones los elementos de la Policía Municipal fungieron como cáncerveros y escoltas personales para impedir cualquier contacto ciudadano con él.

Ridículo es que el alcalde Gutiérrez Lazarus diga “El que paga manda” si los recursos para nuestro salario son del estado y de la federación, indicó uno de los agentes municipales que salía a su descanso después de la guardia de 24 horas.

Explicó que el sueldo base de un elemento policíaco es de tres mil 500 pesos, mismo que manda el gobierno del estado por medio de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Campeche (SSPCAM), y que aumenta a cinco mil 760 pesos ya con los bonos y compensaciones que se otorgan por medio de recursos federales.

Es decir, la administración municipal no aporta ni un peso al salario de los 180 elementos de la policía municipal, además de que no les dota de uniformes, equipos tácticos, botas, gorras y armas, así como tampoco ha comprado unidades nuevas.

Pero ahora, la comuna carmelita prepara un nuevo golpe en contra de la economía de los 180 elementos de la policía municipal, lo que según los elementos, podría generar nuevos paros de labores o una huelga general hasta que se cambie la política administrativa de la corporación.

To Top